miércoles, 1 de mayo de 2013





La Noche de Walpurgis (o Valborgsmässoafton en sueco, Walpurgisnacht en alemán) es una festividad celebrada en la noche del 30 de abril al 1 de mayo en grandes regiones de Europa Central y el Norte. También es conocida como la noche de brujas

El origen de la festividad procede de antiguas celebraciones paganas celtas, adorando e invocando a los dioses de la fertilidad la noche del 30 de abril. La tradición señala esta fecha como de transición de la primavera al verano, la festividad de Beltane en honor a Belenos, dios del fuego, prendiendo hogueras para renovar con el humo a los pueblos y a sus habitantes. La festividad resultó adoptada en algunos puntos para usos de brujería; luego fue absorbida por la llegada del cristianismo, atribuyéndole vagos orígenes relacionados con un supuesto cumpleaños de Satanás.
En esta época de transición equinoccial era costumbre que se juntasen las brujas y hombres lobos, según leyendas, en las inmediaciones de la sierra del Harz (en concreto en su cima más alta, el Blocksberg) para sus reuniones. En la antigua Roma, el mes de mayo estaba consagrado a los antepasados (maiores). Era un mes en que en toda Europa y Asia se creía que los aparecidos hacían sus incursiones entre los vivos. Durante la Antigüedad y la Edad Media, se perpetúa una gran prohibición: hay que evitar casarse en mayo porque durante ese período se corre el riesgo de contraer matrimonio con una aparecida o con una mujer embrujada del Otro Mundo.
Con el devenir de los tiempos, la fecha aproximada de la celebración católica de la canonización de la Santa Walpurgis (Valborg o Walburga) se trasladó del 25 de febrero (fecha de su nacimiento) al 1 de mayo, denominándose Noche de Walpurgis por coincidir la fecha de celebración con el día de Santa Walpurgis en el calendario sueco debido a que el 1 de mayo de 870 d.C. fueron trasladadas sus reliquias. Dicha fecha pasó a ser el día de la celebración de esta santa en algunos calendarios, coincidiendo con el día del trabajador.
Para finalizar, fue durante la Noche de Walpurgis de 1776 cuando Adam Weishaupt creó en los bosques bávaros a los Illuminati.

En el manuscrito original de la novela de 1897 Drácula, de Bram Stoker, la novela empezaba con un primer capítulo titulado El invitado de Drácula, pero los editores estimaron que ese primer capítulo era superfluo y decidieron retirarlo, haciendo que El diario de Jonathan Harker, el capítulo siguiente, fuera el primero de la versión destinada al público. En ese primer capítulo original, El invitado de Drácula, el narrador (cuyo nombre el texto no revela, pero que la novela, más tarde, deja suponer que es Jonathan Harker) se dispone a salir de su hotel en un coche de caballos y el hotelero aconseja al cochero que no se demore, que ya sabe que esa noche es diferente a las demás. Cuando, durante el camino, el narrador le pregunta al cochero qué tiene de especial esa noche en particular, éste le contesta que es la noche de Walpurgis. En 1914 la viuda de Stoker autorizó la publicación de ese capítulo bajo la forma de un cuento corto de mismo título: El invitado de Drácula. Más tarde, en 1931, la película Drácula recupera esa mención de la noche de Walpurgis, que en la novela había sido eliminada por los editores junto a todo el primer capítulo, pero en la película es el hotelero quien advierte al narrador, esta vez identificado con el personaje de Renfield, de que se guarde de los horrores de la noche de Walpurgis. Esta película de 1931, dirigida por Tod Browning, estaba basada directamente en la obra teatral de Hamilton Deane.
Una narración titulada Walpurgisnacht de Florian Schmidt.


0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada