Home description text

martes, 15 de julio de 2014



               
Mis amigos y yo veniamos de una fiesta de una casa, ya era demasiado tarde, ni recordabamos que horas eran, no teniamos auto, el unico que tenia era uno de ellos pero se fue temprano asi que tuvimos que ir a la carretera a ver quien nos podia llevar a casa, llegamos a la carretera y ni un auto se veia a la vista era raro porque esa zona era muy transcurrida, pasaron minutos y ni un auto paso hasta que uno aparecio iba muy rapido mis amigos y yo empezamos a hacerle señales pero no se detenia, paso cerca de nosotros. Se detuvo a solo decirnos "sera mejor que se alejen" con una mirada de terror, parecia que algo lo aterrorizo, piso al maximo el acelerador,se fue y nos dejo ahi enmedio de la nada.
Bueno seguimos caminando hasta llegar a una pequeña casa en el bosque parecia que habia gente ya que las luces estaban encendidas, tocamos la puerta pero nadie atendia seguimos tocando y nada no respondian, yo me asome a la ventana y para mi sorpresa no habia nadie, nos asusto un poco pero seguimos caminando y nos parecia que alguien nos estaba siguiendo, oiamos ruidos y gemidos de mujer mas bien eran de sufrimiento, mis amigos pensaban que era la resaca que les jugaba una broma pero no yo tambien los oia aunque yo no tomo.
Pasaron minutos y nuevamente encontramos aquella misma casa pero esta vez habia alguien.
Tocamos la puerta, no atendian, intentamos de nuevo pero mas fuerte, nada.
Yo observe hacia la ventana y vi a alguien, una dama de cabello largo y negro, no podia ver bien su cara ya que el cabello le cubria la cara.
Ella estaba sentada sola en una mesa de comedor,parecia comer algun tipo de carne pero lo raro era que estaba cruda, sabia que lo estaba porque tenia un color rojo profundo y le costaba un poco morder la carne, me acerque mas a la ventana y vi con horror a una persona con la mitad de su cara,
Estaba rasguñado y tenia mordidas en todos lados, tantas que ni se podia diferenciar si era hombre o mujer, estaba deforme y tenia señales de que ya lo habian matado dias atras, retrocedi y mire que ella levanto su rostro era palido, tenia cicatrices y costuras mal hechas, no podia ver sus ojos una sombra habia en sus cuencas y sus labios estaban negros.
Pude leer en sus labios, algo que me recorrio un escalofrio terrible de pies a cabeza, "carne fresca"
Inmediatamente mi piel se puso palida y se me seco la garganta al ver eso, empezamos a correr, ella nos seguia, el dia nunca llegaba, era la noche mas larga de todas, nos tocaba la espalda pero no nos hacia daño, logre ver atras y mire que a ella la cubria un pañuelo lleno de sangre en su boca, parecia decirnos algo mientras corriamos pero no escuchamos bien.
Luego ella nos perdio, la luz del dia no se asomaba y estabamos desesperados y cansados, no queriamos deternos.
Cuando corriamos se oian gritos de personas y risas, todo se torno el mismo infierno. Pensaba que este ya era el fin, hasta que amanecio, un rostro de esperanza se dibujaba en nuestras caras.
Llegamos al final del bosque y algo dentro de mi me obligo a mirar atras en lo profundo del bosque............ Era ella, nos observaba fijamente mientras giraba la cara y nos hizo una señal de poco con sus dedos y empezo a reir y desaparecer enfrente de nuestros ojos.
Nuestras espaldas tenian rasguños profundos y lo raro era que no sentimos dolor alguno.
Pasaron meses, 2 de mis 3 amigos se suicidaron, uno de ellos aparecio con cortes en sus venas y el otro aparecio ahorcado en el patio de su madre y el en su mano sostenia una nota que dicia "ella nos ve"
El otro se fue de viaje a otro pais pero sus familiares nunca supieron de el.
A mi esa mujer cada noche se pone enfrente de mi ventana a observarme sin hacer nada, solo se queda parada sin decir nada y siempre que despierto tengo rasguños en mis piernas y notas en mi cuarto escritas de sangre que dicen "te estoy esperando con tus amigos a mi lado"
Ya no se que hacer, fui donde un padre para solucionar el problema ya que era mi unica solucion, hable con el, y solo me dio un beso en la frente y con tono de decepcion me dijo "lo siento hijo, pero no puedo ayudarte con tu problema, ella no se quiere alejar de ti, lo hara hasta que te tenga" empeze a llorar, mi vida estaba arruinada no podia hacer nada, el padre me invito a asistir a la iglesia, siempre lo hago, pasaron meses y ya no aparezco con rasguños
Ni notas en mi cuarto, solo ella,cada noche siempre me observa en la ventana sin hacer ni decir nada.

domingo, 13 de julio de 2014




Yang-Xinhai
Con sus 67 víctimas, Yang Xinhai ha pasado a la historia como el asesino serial más prolífico de China. También violó a 23 mujeres, y su instrumento preferido fue el martillo, con el cual destrozó cráneos de hombres, ancianos, mujeres y niños…
Yang Xinhai, también conocido como Wang Ganggang , Yang Zhiya y Yang Liu, fue un asesino serial chino que confesó 65 asesinatos y 23 violaciones, cometidas entre 1999 y 2003. Llamado el “Monstruo Asesino” por los medios de comunicación, Yang aún sigue siendo el asesino serial más prolífico en toda la historia de la República Popular de China.

Antes de que empezara a matar

Yang Xinhai nació el 29 de julio de 1968 en Zhumadian, Condado de Zhengyang, en la provincia china de Henan. Su era una de las más pobres del pueblo, y él fue el más joven de entre cuatro .
Yang-Xinhai2
Yang era inteligente y podía terminar su educación básica, pero a los 17 años la abandonó y no volvió a casa: estaba harto de su pobreza.
Desde temprana edad, Yang mostró ser un chico inteligente e introvertido. Tenía lo necesario para terminar sus estudios elementales sin dificultad, pero en 1985, con 17 años de edad, abandonó su institución educativa y su , ya que estaba frustrado, cansado y harto de las penurias que día a día debía afrontar a causa de la pobreza de su familia.
Para sobrevivir después de separarse de su familia, Yang se dedicó a viajar y a subsistir a base de trabajos ocasionales como obrero. Nunca duraba mucho en esos empleos, ya que no era suficientemente responsable y comprometido, además tenía una fuerte tendencia a llevarse cosas que no eran suyas, y cuando lo descubrían, además de ser despedido, debía sufrir la cólera de sus patrones y hasta las reprimendas policiales.
Por un tiempo, Yang pudo sortear las dificultades que le acarreaba su tendencia al hurto, pero después empezó a meterse en casas y a robar, y eso hizo que, entre 1988 y 1991, pasase realizando trabajos forzados en el campo por haber robado en Xi’an, Shaanxi y Shijiazhuang.
Cuando por fin salió, Yang no estaba reformado en lo más mínimo: los trabajos forzados solo habían aumentado el resentimiento social en él, y la ira que tenía acumulada podía estallar con cualquier detonante apropiado… Sin embargo permaneció en relativa calma, lógicamente por temor y no porque se hubiese reformado, hasta que en 1996 sus bajos impulsos lo dominaron e intentó violar a una niña en Zhumadian, por lo que volvió a ser encerrado, aunque acabarían reduciéndole la pena a tres años por el buen comportamiento que astutamente mostró.

Los asesinatos.

En 1999, Yang salió de prisión gracias a su buena conducta. Las autoridades creían que el criminal había tomado conciencia, pero no era así: en realidad estaba peor que antes.
Ya libre, Yang tenía los bolsillos vacíos, el rencor a flor de piel, y el nefasto conocimiento de que le sería muy difícil ganarse la honradamente. Pese a eso, en esos tiempos logró hacerse con una bicicleta y hasta entabló una relación amorosa con una que acabó siendo su , aunque ésta le dejó cuando se enteró de su oscuro pasado criminal: ese era el detonante que se necesitaba, pronto empezarían las matanzas…
Yang-Xinhai3
El arma favorita de Yang era el martillo; pero, para despistar, nunca usaba el mismo martillo.
En efecto, ese mismo año de 1999 y con la bicicleta que lo acompañó cuando conoció a la chica que lo abandonó, Yang empezaría un itinerario de sangre que sólo se detendría en el 2003, dejando a su paso 67 muertes. Su modus operandi era éste: iba de una provincia a otra en su bicicleta, y por la entraba al hogar de las víctimas, casi siempre granjeros o agricultores; entonces, ya adentro, empleaba un hacha, un martillo o una pala, golpeaba hasta matar a la víctima o las víctimas, y a veces violaba a las mujeres, acabando después con éstas y con los presentes; finalmente, solía tomar ropa nueva, zapatos grandes y dinero.
Entre los crímenes más atroces de Yang estuvieron los siguientes:
En el primero, ocurrido en octubre del 2002, Yang asesinó con una pala a un y a su pequeña hijita de seis años. Después violó a la embarazada del difunto, dejándola viva (gracias a lo cual testificaría contra él en el juicio) pero gravemente herida.
El segundo ejemplo representa el más destructivo de sus crímenes, ya que fue la sesión en que más víctimas mató, acabando con cinco personas en una sola noche, todas de la misma familia…
Yang-Xinhai4
Aquí vemos las zonas de China en las que Yang cometió sus numerosos asesinatos y violaciones.
Éste hecho ocurrió el 6 de diciembre del 2002, en Liuzhuang, y las víctimas fueron el granjero Liu Zhanwei de treinta años, su , su esposa, y su hija. El único superviviente del hogar fue el padre de Liu Zhangwei, Liu Zhongyuan de 68 años, quien se salvó porque había dormido en una nueva aquella fatídica noche… “Habíamos planeado movernos a la nueva casa el 9 de diciembre. ¿Quién iba a imaginar que ellos sufrirían aquella tragedia apenas tres días antes?”, dijo Liu Zhongyuan a los reporteros chinos que lo vieron llorar frente a las cámaras. También, Liu Zhongyuan dijo que había visto a su nieta muerta aquella mañana (él encontró los cadáveres de mañana), que estaba yaciendo en el suelo, tenía un hoyo en su cabeza, y la habitación estaba repleta de sangre. El resto de los cuerpos también tenían las caras ensangrentadas, pero su esposa, víctima también del monstruo, aún vivía, en un penoso estado de agonía en que solo podía abrir y cerrar los párpados: no pudo volver a decir palabra alguna, y murió 10 días después en el hospital, con los recuerdos de la matanza zumbando como moscas, y la boca incapaz de proferir palabra alguna que diera cuenta de la  carnicería que presenció aquella noche, más oscura que cualquier otra noche de su vida… Añadiendo más detalles al cuadro de aquel 6 de diciembre, Yang confesó posteriormente que había usado un martillo de hierro ese día, que después enterró el martillo en una tumba cercana, que arrojó las ropas ensangrentadas a un río, y que, al igual que lo hizo y lo volvería a hacer, consiguió después otro martillo, puesto que nunca usaba el mismo por razones de .
En cuanto al resto de sus múltiples asesinatos, debido a la escasez de información, resulta propicio presentar una cronología:
  • Septiembre 19, 2000, Aldea Guozhuang, Provincia de Henan, 2 asesinatos
  • Octubre 1, 2000, Aldea Xiaoying, Provincia de Anhui, 3 asesinatos, 1 violación
  • Agosto 15, 2001, Aldea Fangcheliu, Provincia de Henan, 3 asesinatos, 1 violación
  • Otoño del 2001, Condado de Kanglou, Provincia de Henan, 2 asesinatos
  • Invierno del 2001, en una aldea de la Provincia de Henan, 2 asesinatos
  • Enero 27, 2002, Municipio de Tongxu, Provincia de Henan, 3 asesinatos, 1 violación
  • Junio 30, 2002, Municipio de Chaigang, Provincia de Henan, 4 asesinatos, 1 violación.
  • Julio 28, 2002, Ciudad Dengzhou, Provincia de Henan, 4 asesinatos, 2 violaciones.
  • Octubre 22, 2002, Aldea Zhaihu, Provincia de Henan, 2 asesinatos, 1 violación, 1 herido de gravedad
  • Noviembre 8, 2002, Aldea Gaoli, Provincia de Henan, 4 asesinatos, 2 violaciones, 1 herido de gravedad
  • Noviembre 16, 2002, Aldea Liuzhuang, Provincia de Henan, 2 asesinatos, 1 violación.
  • Noviembre 19, 2002, Aldea Shiguai, Provincia de Henan, 2 asesinatos
  • Diciembre 1, 2002, Villa Yanwan, Provincia de Henan, 2 asesinatos, 1 violación, 1 herido de gravedad
  • Diciembre 6, 2002, Aldea Liuzhuang, Provincia de Henan, 5 asesinatos, 1 violación
  • Diciembre 13, 2002, Aldea Sijia, Provincia de Henan, 2 asesinatos
  • Diciembre 15, 2002, Xiaolizhuang, Provincia de Anhui, 3 asesinatos, 1 violación
  • Febrero 5, 2003, Condado de Kuzhuang, Provincia de Henan, 3 asesinatos, 1 violación, 1 herido de gravedad
  • Febrero 18, 2003, Condado de Chiying, Provincia de Henan, 4 asesinatos, 2 violaciones.
  • Marzo 23, 2003, Pueblo Chengguan, Provincia de Henan, 4 asesinatos, 1 violación
  • Abril 2, 2003, Aldea Sanlizhai, Provincia de Shandong, 2 asesinatos
  • Agosto 5, 2003, Aldea Lidao,  Provincia de Hebei, 3 asesinatos
  • Agosto 8, 2003, Aldea Dongliangxiang, Provincia de Hebei, 5 asesinatos

Arresto, juicio y ejecución

Yang Xinhai fue detenido el 03 de noviembre del 2003, por comportarse de manera sospechosa durante un retén policial en un centro de diversión nocturna en Cangzhou, Hebei. Los agentes le impusieron detención preventiva y, durante el interrogatorio, descubrió que era el monstruo al que se buscaba en varias provincias por diversos asesinatos y violaciones.
Yang-Xinhai5
Aquí vemos a Yang detenido en noviembre del 2003. Cuando lo llevaron a interrogatorio, confesó todo e inmediatamente supieron que era el asesino y violador serial que estaban buscando en varias provincias de China…
Cuando la Prensa se enteró, empezó a hablarse del “Monstruo Asesino”: apareció en las portadas de todos los diarios más importantes de China. Al fin sabían quién estaba detrás de tanta sangre; y es que, antes de su captura, ya los crímenes de Yang habían estado saliendo en los principales diarios de China, y esto generó cierto tanto temor que incluso muchos comerciantes cerraban de noche por miedo al asesino.
Yang había confesado 65 asesinatos y 23 violaciones, además de múltiples ataques: 49 de los asesinatos y 17 de las violaciones habían ocurrido en Henan, por lo cual fue también conocido como “El Monstruo de Henan”; mientras, 8 asesinatos y 3 violaciones se dieron en Hebei; 2 asesinatos y 2 violaciones en Anhui; y 2 asesinatos y una violación en Shandong. En varias escenas de crimen, los forenses encontraron rastros del ADN de Yang Xinhail.
Yang-Xinhai6
Estas imágenes muestran el muy mediático juicio de Yang, al cual no acudió ni un solo conocido de él, salvo el abogado… De izquierda a derecha y de arriba a abajo: Yang forzado a ingresar por policías; Yang frente al jurado y un periodista a la derecha; Yang de espaldas, dando declaraciones; lo mismo que la anterior, pero en visión panorámica.
El juicio de Yang se abrió el 1 de febrero del 2004, y tuvo gran atención mediática e impactó profundamente a la opinión pública. En éste, el asesino reveló sus motivaciones, y sufrió el desprecio de la sociedad y de su propia familia, ya que sólo el abogado defensor lo acompañó. Finalmente se lo encontró culpable de 67 asesinatos y 23 violaciones, por lo que la corte de la ciudad de Luohe (Provincia de Henan), en la cual fue juzgado, le impuso pena capital, y el 14 de febrero de ese mismo 2004, al igual que Chikatilo, Yang Xinhai murió de un tiro en la nuca, una muerte misericordiosamente rápida, si se tiene en cuenta la agonía que sus víctimas sufrieron cuando él les rompía la carne y los huesos con martillos de hierro…

 

¿Qué lo motivaba a actuar?

Los expertos han sugerido que el aumento de la delincuencia en China se ha debido principalmente a los rápidos cambios en el sistema socio-económico; que, pese a seguir siendo en teoría socialista, ha adoptado cierta apertura al libre mercado, en virtud de la cual se han incrementado las diferencias sociales entre ricos y pobres. Paralelamente a eso y en el mismo marco de causalidad socio-económica, el Gobierno Chino ha debido permitir mayor libertad de movimiento a los ciudadanos a fin de permitir el grado de flujo de la mano de obra requerido para la modernización de la industria. Así, Yang Xinhai deviene en la perfecta encarnación del crimen propulsado por ambos factores; ya que, en relación a lo primero, vemos cómo desde su infancia fue acumulando resentimiento social, principalmente a causa de su pobreza, aunque a fin de cuentas la sociedad en general terminase siendo el objeto de su odio, y los pobres casi siempre sus víctimas, ya que éstos son más vulnerables; mientras, en relación a lo segundo, Yang Xinhai encarna al depredador que, gracias a la mayor libertad de circulación provocada por los cambios socio-económicos, puede ir de un lado a otro, de una provincia a otra, escapando después de dar rienda suelta a su impulso criminal.
Yang-Xinhai7
Arriba a la izquierda, Yang; a la derecha, el padre de una víctima llorando junto a la foto de la víctima; abajo a la izquierda, una escena del crimen con un cadáver. ¿Qué lo hacía matar? Resentimiento y odio hacia la sociedad, misoginia (su novia lo dejó por sus crimenes), ambición, y maldad, pues disfrutaba matando y violando, y esto lo aceptó en el juicio…
Descrito por la Policía como “un vagabundo perturbado y de carácter introvertido, que disfrutaba matando”, Yang Xinhai cometía sus crímenes por el susodicho resentimiento social y odio hacia la sociedad, pero también por codicia, por odio hacia las mujeres (debido a que su novia lo abandonó) y porque, según contó, disfrutaba matando y violando. Así, para que se tenga una idea de esto y de su incapacidad para sentir empatía por sus víctimas y remordimiento por sus crímenes, veamos lo que él mismo dijo: “Yo sólo tenía el deseo de matar y no pensaba si la gente merecía morir. Nada de eso era de mi incumbencia… Nunca desee ser parte de la sociedad. La sociedad no me importa”; o también: “Matar a la gente es muy normal, nada especial”.
Por otra parte, y es gracias a esto que en la Prensa de habla anglosajona se le conoce como “The Notebook Killer”, se sabe que sus parientes, que ahora viven en Pennsylvania (USA), dijeron que Yang solía hablar de “Plato Flats”, un lugar ficticio con el cual estaba obsesionado, y en el cual tenían lugar todas las historias que él estaba escribiendo y, sin que en aquel momento lo supiesen, también viviendo en cierta forma…  Así mismo se supo que tenía dibujos y bosquejos de otras ideas en sus cuadernos de notas, dentro de los cuales también había representaciones de ideas que él tenía para historias y películas que deseaba crear.

jueves, 3 de julio de 2014




Según la historia, que se cuenta desde antes que el niño se hiciera hombre, y el hombre anciano.

El sol y la luna eran, dos enamorados, dicho amor no tenia condición alguna pues era en esencia puro y benigno.

Como ocurrió todo? Como se hizo fuerte dicho amor?; son enigmas que pues nadie sabia con certeza la respuesta, Unos decían que fue amor a primera vista, otros que fue producto de que se conocieron de niños y cuando se hiciera adolescentes se enamoraron, y los últimos decían que no se conocían mas que por leyendas y por mensajes que les llevaba el viento.

Y fue a si como Afrodita, la diosa de la belleza y el amor, sintió celos que una pareja de mortales pudiese sentir tan grande amor.

Y entonces decidió demostrar que el amor de dichos humanos no era tan grande, para lo cual bajo del Olimpo, y se presento frente al mancebo, con toda su belleza, y haciendo gala de su máximo poder de seducción, poder tal que ninguna mujer puede manejar también como ella.

Pero ante la sorpresa de Afrodita, el mozo, puesto en pie le dijo, mi señora se que sin duda usted a de ser la mujer mas bella que existe, y su dulzura mayor que la de cualquier ser mundanal.

Pero mi corazón solo es de luna, mi amada mujer, Pues para mi ella es mas deseable mas que Oro refinado. Dulce que la miel y de miel que destila del panal.

Entonces Afrodita indignada al no poder tentar al Hombre y darse cuenta que su amor superaba incluso a los dioses.

Ordeno separarles para siempre.
Y a si mando al hombre a que solo saliera en día y a la mujer de noche de esta manera nuca se encontrarían y ese amor se agotaría.

Sin embargo, dicho amor nunca se termino y entonces llego la bendición de Zeus el cual no pudiendo deshacer la orden de Afrodita, le dio una posibilidad, y le dijo al hombre que cuando quisiere ver a su amada debía esforzarse al máximo y entonces podría ver el borde del rostro de su amada.

Desgonces en los días cuando la temperatura es alta, es que el sol brilla con toda su intensidad, entonces se puede ver la silueta de la luna en horizonte.

Y no es otra cosa que el Sol que quiere mirar desde lejos a su amada Luna.

sábado, 21 de junio de 2014



“Escribo porque no tengo nada mejor que hacer, porque necesito que sepan la verdad y porque es lo único que él me deja hacer.
Lo que ocurrió es tan bizarro, paranormal e ilógico que no podría imaginar que mucha gente crea lo que estoy por contar. Soy un escritor de una editorial muy exigente, justo había terminado una buen libro de auto superación, pero tenía errores y me habían obligado a corregirlos para entregarlo de nuevo una semana después.
Siempre fui un amante de los animales y no estoy en mi ciudad natal, vine porque en esta ciudad esta el plantel principal de la editorial, solo estoy de viaje y vengo de lejos, no pude traer mis mascotas por lo largo del viaje, estoy en un pequeño departamento sin compañía, iba directo a una tienda de mascotas para conseguir un compañero temporal, y no sentirme solo mientras estaba encerrado arreglando los pequeños errores del libro
Camino hacia el lugar me tope con un gato que no tenía ojos. Extrañamente no me dio miedo, incluso me dio lástima, así que decidí tomarlo. Justo ahora me arrepiento de haberlo hecho.
Lo llevé a revisar a con un veterinario para ver que no tuviera algo grave, solo tenía una pequeña infección en la pierna, pero apenas estaba emergiendo, así que fue fácil erradicarla. En la sala del veterinario era fácil notar que yo era el único al que no le daba asco la situación del gato, nunca le puse nombre, tanto por que no me dio tiempo, como que todavía no me quería encariñar tanto con el.
Una vez en casa lo dejé que jugara libre por el apartamento. A pesar de estar ciego parecía saber exactamente donde estaba y como moverse por el lugar, no me pareció extraño, solo pensaba en lo prepotente que se habría de sentir el pobre animal.
Mientras él jugaba, yo comencé a corregir los primeros errores del libro en mi laptop. Inmediatamente me fui a dormir, todo normal, fue a la mañana siguiente cuando todo comenzó.
Créanme o no, cuando desperté, había frente a mi (yo volteando directamente al techo) un hombre viéndome a los ojos, parado a un lado de mi cama, o eso creía que hacía, pues ese hombre no tenia ojos con que verme, solo veía un par de cuencas vacías. Grité como cualquier persona normal lo haría, estaba paralizado, en eso el hombre se deja caer al piso para andar a cuatro patas, se acurruca en una esquina, saca de su bolsa una libreta con una pluma y comienza a escribir.

Tuve la fuerza de levantar la cabeza, el hombre no reaccionó, poco a poco me levanté, aprovechando lo concentrado que estaba él en su libreta, me acerqué a la puerta y la intenté abrir. Tenía algo abajo que lo atoraba; intenté sacarlo, cada vez con más desesperación y sin ningún efecto positivo. Me acerqué a la ventana, estaba tapizada de mucho papel de libreta, era la base en la que había comenzado a escribir mi libro, apenas pocos rayos de luz entraban, lo suficiente para iluminar la habitación. Intenté quitarlos pero parecían estar perfectamente aferrados a la ventana, la golpeé sin un buen resultado.
Volteé y desde su esquina el hombre me estaba observando fijamente, con la fuerte oscuridad interna de sus ojos. Con mucho miedo y temblando demasiado me esforcé en preguntarle: “¿quien eres?, ¿qué quieres de mi?” recibí un fuerte maúllo a cambio, me hizo pensar un poco y busqué un poco en el cuarto, aun temblando y con su mirada inexistente, fija y penetrante encima de mi. No veía al gato ciego en ningún lado; entonces lo noté: aquello que tanto me observaba era mi gato
Al notar que me había dado cuenta de lo que ocurría, el se me acercó, yo desesperado intentaba alejarme de el en vano, y se arrulló conmigo ronroneando, a estas alturas yo estaba a punto de llorar. Cuando vi que se durmió, intenté pensar alguna solución, en ese momento no pude hacer nada, pues si me movía seguro el se despertaría, sin saber como ni porqué, caí dormido.
Desperté y el estaba de nuevo en su esquina escribiendo en su pequeña libreta, esta vez volteando hacia mi varias veces para luego continuar escribiendo en su libreta, me levanté, esta vez con mas confianza porque noté que él no planeaba hacerme daño. Me dió hambre, entonces volvió el pánico de nuevo, estaba encerrado en mi propia habitación, no podía salir a la cocina, no tenía que comer. Mientras pensaba esto escuché un pequeño crujido, era el estómago del gato: los dos volteamos al mismo punto, su panza, luego él me volteó a ver a mí, sin nada que hacer, y yo con los nervios de punta por su mirada oscura tan penetrante le dije un poco tartamudo: “no puedo salir a la cocina, solo si me dejas salir podremos comer” al oir esto me observó por dos segundos más y volvió a su libreta, pensé y busqué soluciones, no había ninguna, estaba y sigo encerrado aquí, con él.
Solo pude pensar en una cosa, en un solo plan: que me rescataran, en menos de una semana la editorial notaría que no aparecí, intentarían contactarme, no respondería, hablarían a la policía e irrumpirían aquí, si el gato pudo volverse humano, o humanoide, o lo que quiera que sea eso, podrá volver a lo que antes fue, entonces parecerá que simplemente me encerré yo solo aquí, y el gato saldrá inocente y atrapará a alguien más. En este momento comienzo a escribir esto, para que cuando entren aquí y me vean muerto de hambre, lean esto y se encarguen del maldito gato.
Han pasado tres días de lo último que escribí, muero de hambre y parece ser que él también, pero no hace nada, sigue escribiendo, sigue observándome, pareciera que me analiza, soy su experimento, soy su muñeco de prueba, ¿Qué quiere de mi?, ¿por qué hace esto?, ¿no fui al único al que se lo ha hecho?, quiero salir de aquí, quiero que ese gato se aleje de mi, no le puedo hacer nada, no cambiaría nada, seguiré atrapado aquí si lo mato, debo seguir su juego, terminar su prueba, quizás así me deje salir, quizás así quede en libertad, solo debo esperar, dejarlo a él terminar, no preocuparme y seguir tranquilo, estoy al borde de la locura, ayuda por favor, AYUDA, AYÚDENME, NO QUIERO SEGUIR AQUÍ, AYUDA!”
Texto encontrado junto a un cuerpo dentro del departamento, el cuerpo se encontró en la cama, sobre él un gato negro y sin ojos. Al cuerpo le faltaban partes de su piel, debajo de las manos habían restos de carne, y lo más espeluznante, parecía que alguien le había arrancado los ojos. Los policías antes de leer esto creían que el estrés había llevado al escritor al borde de la locura, para encerrarse el solo y alimentar a su gato y el mismo con su propia carne, el diario encontrado a un lado del cadáver dio a entender otra cosa. En cuanto los policías entraron al cuarto el gato volteó y los miró con la profunda oscuridad de sus cuencas vacías. Miró fijo a uno de los policías ahí presentes y extrañamente ese fue el único al que el pánico no poseyó, tomó al gato entre sus brazos mientras registraban el lugar. Al irse todos, y antes de que alguien pudiera leer el diario, ese policía se fue directo a su casa con el felino. Desde hace 4 días no se tienen noticias de él ni de su familia.”

domingo, 15 de junio de 2014



"B.O.B."
Este creepypasta data de hace un par de años en /x/, y narra el encuentro de un joven en Nueva Jersey con una extraña entidad que ha sido nombrada por el internet como "B.O.B.", Bestia Obscena Brutal. (Brutal Obscene Beast).

"Hola chicos, normalmente no me pasa ningún tipo de mierda espeluznante a pesar de vivir en el extraño NJ. Aunque supongo que ya no puedo decir eso, considerando que acabo de tener la peor semana de mi vida. Y de cierta forma, yo ocasioné que me pasara todo esto... pero me estoy adelantando. Como he lurkeado por /x/ durante mucho tiempo, creo que es justo que les diga qué pasó:
Hace una semana fue mi cumpleaños, acabo de cumplir 18 y decidí que quería joder un rato y buscar fantasmas. (Habría salido con mis amigos, pero no estaba con ánimos de hacer un mal tercio). Si tan solo hubiera decidido hacerlo...
En lugar de ello, metí mi teléfono y una linterna en los bolsillos de mi sudadera, y me escabullí por mi puerta trasera. No esperaba encontrar algo, o habría llevado un arma conmigo. Supongo que es tonto pensar en ello de forma retrospectiva. Recuerdo haber visto el reloj, eran cerca de las once o doce de la noche cuando me fui. Estaba muy pinche oscuro porque era luna nueva y me di cuenta de que si iba a ver algo genial, era este momento.
Ahora, no estaba vagabundeando por el bosque solo porque sí. Hay un cementerio a diez minutos de mi casa que ha estado ahí desde hace unos cientos de años. También es un lugar donde se practica el "entierro verde", que consiste en poner el cuerpo en un ataúd biodegradable y lanzarlo a la tierra.
Bueno, mi tío es dueño del terreno en donde se construyó el cementerio, y siendo el bastardo avaro que es, la mayoría de los cuerpos enterrados ahí acaban tirados de esa forma. Pensé que a lo mejor debía haber un tipo de fantasma enojadpo por estar descansando en esa mierda de lugar; y quizás debe estar merodeando por el cementerio durante la noche. Supongo que estaba pensando que podría decirle donde vivía mi tío y hacer que lo asustara, nada más por joder. Sé que a lo mejor no sirve de esa forma, pero de todos modos estaba pensando en encontrar algo.
Al final llegué ahí y estaba a punto de entrar por la puerta del cementerio cuando ví un humanoide gris. Una cosa en un camino escénico junto al cementerio (sí, no miento... mi tío creyó que era buena idea hacer un camino escénico junto al cementerio). Estaba nervioso porque no se me ocurría nadie más aparte de mí que pudiese estar lo suficientemente loco para estar ahí de noche. Ni siquiera había autos cerca, así que quien hubiese sido ese cabrón; caminó hasta ahí como yo. Le grité pensando que era algún drogadicto fumando hierba o algún otro intento de cazafantasma.
Pero no respondió nada, y lo único que escuché como respuesta fue una tos enfermiza.
Pensé que la persona necesitaba ayuda y estaba ahí, jadeando por aire tras correr de algo; así que tomé aire y comencé a andar rumbo al camino. Saqué mi linterna para iluminarlo, solo para detenerme en seco; porque lo que fuese esta cosa, no tenía brazos o ropa alguna.
Prácticamente fue un momento NOPE y salí de ahí, corriendo todo el camino de regreso a mi casa; y cerré con llave todas las puertas.
Mi mamá estaba furiosa porque me escapé, y pensó que estaba drogado cuando le conté sobre la cosa desnuda y sin brazos que acechaba en el cementerio. No la culpo, pero de verdad deseo que me hubiera creído o siquiera animado para llevarme uno de los cuchillos de Rambo que colecciona. Estaba aterrorizado, porque pensé que ese fenómeno seguro sabía donde vivía; pues no soy un corredor rápido. Luego lo pensé mejor, pues no vi a ese hijo de puta corriendo tras de mí o siquiera escuché esa horrible tos; así que decidí no preocuparme y al fin pude dormir en paz unos días después.

Luego lo vi de nuevo.
Tenía la puerta del frente abierta, así que mi perrap odía salir y entrar a gusto. Su nombre es Piggy, y es una perra entrenada para salir cuando necesita ir al baño. Los perros siempre tienen un lugar en específico donde les gusta cagar, y su lugar era en medio del prado frente a mi casa. Piggy salió y un minuto después la escuché ladrar. Me confundí, porque normalmente no lada; así que debía ser un gato callejero o algo por el estilo, pero de todos modos me pare para ver qué pasaba.
Esa maldita cosa estaba ahí de pie en medio del campo, mirando a mi perro. Tenía una sonrisa de come mierda en su rostro, y los dientecitos que tenía en su boca parecían estar a punto de pudrirse. No tenía nada de cabello, era gris por todos lados y tenía los ojos más rasgados que los de Kim Jong Il.
Comencé a gritar, haciendo el ruido necesario para distraerlo y que no se comiera a Piggy, y sus ojos se dirigieron hacia mí. Nos miramos por lo que parecían horas, pero estoy seguro que fueron solo minutos. Luego dejó de verme, y no les miento; comenzó a orinar a mi perra. Su orina no era amarilla; si no de un desagradable verde chícharo, y cubrió el pelo de mi perro con esa cosa viscosa y moquienta. Tenía un olor ácido, similar al del azufre. No tengo idea de qué era, pero cayó sobre mi perra y de ninguna forma eso podía ser algo bueno.
Tomé un cuchillo de cocina y corrí hacia el pendejo, que dejó de orinar y se fue corriendo y tosiendo. Podía haberlo perseguido, pero estaba agradecido de que no se hubiera comido a mi perra; aunque tampoco me agradó para nada que la orinara. Me puse unos guantes de plástico y la lavé con shampoo para perro. A Piggy no le gustan los baños, pero estoy seguro de que estaba feliz de que le quitaran esa mierda de encima.
Fui a dormir un par de horas más tarde; no sin antes cerrar las puertas con llabe.
Comencé a gritar, haciendo todo tipo de ruido necesario para distraerlo de comerse a mi amada Piggy (que estaba estática) y sus ojos se dirigieron hacia mí. Nos miramos por lo que parecieron ser horas, pero estoy seguro que fueron solo minutos. Luego dejó de verme y, no les miento; comenzó a orinar a mi perra. Su orina no era amarilla; si no de un desagradable verde chícharo que cubrió el pelo de mi perro con algo viscoso y moquiento. Tenía un horror ácido, similar al del azufre. No tengo idea de lo que era, pero cayó sobre mi perra y de ninguna forma podía haber sido una buena cosa.
Tomé un cuchillo de cocina y comencé a correr hacia el pendejo cuando dejó de orinar y se fue corriendo y tosiendo. Podría haberlo perseguido, pero solo estaba agradecido de que no se hubiera comido a mi perro; aunque tampoco me gustó para nada que la orinara.
Me puse unos guantes de plástico y usé shampoo de perro para lavarla. A Piggy normalmente no le gustan los baños, pero estoy seguro de que estaba feliz de que le quitaran esa mierda de encima. Fui a dormir unas horas después, pero no sin antes cerrar todas las puertas. No iba a tomar más riesgos con este pendejo. Esa noche no supe qué hacer con el, así que mejor decidí dormirme.
Ahora, Piggy duerme normalmente conmigo; pero esa noche nunca sentí que se trepara y por un momento que desperté en la noche, la perra estaba mirando hacia la distancia. Me desperté y mi mamá estaba llorando, diciéndome que Piggy tenía algo malo. Estaba jadeando e instantáneamente recordé a ese hijo de puta sin brazos orinándola el otro día. Pero lo saqué de mi memoria y fui rápidamente a atender a mi perra.
Recuerdo que tenía una mirada triste y no quería tomar agua o comer. Estaba asustado, así que conduje rápido al veterinario; que a su vez me dijo que había que internarla. Al parecer había agarrado una neumonía canina en medio del verano.
Luego de $1,100 en gastos del veterinario, llevé a Piggy conmigo a casa al otro día, en una terrible tormenta eléctrica. Iba a estacionar el auto frente a mi casa, ¿y qué creen? Ese bastardo estaba de pie en el campo. Me miraba como un ciervo frente a las luces, y supe que esa era mi oportunidad. No iba a cagarla. Aceleré hacia él y vi como sus ojos se abrieron hasta volverse círculos.
Lo siguiente que supe, saltó sobre mi carro, luego otra vez y corrió a toda velocidad hacia los pinches bosques. Fallé. La única oportunidad que tuve de matarlo, y fallé. Los días anteriores no había dormido, y todo lo que podía hacer era pensar en esta jodida criatura. Nunca había oído de algo similar, y no era tan tonto como se veía. Solo sé que está planeando hacer algo, y estoy aterrorizado por lo que este hijo de puta pueda hacerme a mí o a mi familia.
No sé qué hacer, /x/. Apenas he dormido 10 horas en toda la semana y sé que no voy a poder continuar así. Estoy asustado de cerrar mis jojos, aterrorizado de que en cuanto lo haga, el cabrón volverá y estará en mi habitación; haciendo Dios quien sabe qué. ¿Alguien tiene una experiencia similar con una criatura así?
No puedo permanecer despierto por siempre.

domingo, 25 de mayo de 2014



Uno de los crímenes que mas impacto social ha tenido en España fue el de las niñas de Alcasser, tres niñas fueron violadas y torturadas salvajemente, en un claro ritual de sacrificio satánico. Todo casa: el crimen se produce en la zona de Levante, donde hay una mayor concentración de sectas satánicas. Por lo visto hay nuevas evidencias sobre la autoría del crimen, y otra vez los mal llamados conspiranoicos teníamos la razón, se confirmaría la implicación de varios políticos del PSOE y al menos un militar. Sus nombres han aparecido en Internet, pero nadie les ha molestado. Una llamada de teléfono sonó en la casa de la familia García, la familia de una de las tres niñas masacradas de Alcasser. Era el párroco de la Iglesia de Alcasser. Decía que tenía que entregar "algo" a Fernando García, el padre de Miriam García, y a Juan Ignacio Blanco. Pero lo más extraño es que eran más de las 11 de la noche, una cita un poco tardía para venir de una parroquia.
Por aquél entonces el periodista de investigación que se dio a conocer por el caso Alcasser, Juan Ignacio Blanco, se alojaba en casa de la familia García, para seguir de cerca todo el caso y ayudar a darle un final justo. Ambos, Juan Ignacio y Fernando, intrigados por la misteriosa llamada, se prepararon y acudieron a la cita.Cuando llegaron a la Iglesia, todo estaba oscuro y suscitaba bastante temor estar allí a esas horas.
A su encuentro, cual sombra al acecho, salió el cura de Alcasser, el cual les dijo que había estado allí un hombre para confesarse como uno de los participantes del Crimen de Alcasser, porque estaba enfermo de cáncer y aseguraba que le quedaba poco tiempo de vida; por ello había dejado un sobre para ser entregado a Fernando García y Juan Ignacio Blanco.Toda esta historia fué la versión que contó el cura de Alcasser.
En el sobre había un video snuff o al menos parte de un video snuff en donde se recogía una grabación relacionada con el crimen, supuestamente. En la filmación, aparecían las caras de algunos de los monstruos criminales, perfectamente identificables. Además, el confesante había escrito en una nota adjunta los nombres de 4 personas que también habían estado implicadas en el crimen.Posteriormente, Juan Ignacio Blanco y Fernando García viajaron a Madrid y se dirigieron al Ministerio del Interior para entrevistarse con el Ministro. Mostraron el video con el objeto de dar un impulso definitivo a la investigación oficial, e incluso dejaron el video allí, tal como se lo solicitaron, para que fuese objeto de todo tipo de análisis, y poder avanzar así en el caso.Sin embargo, a Juan Ignacio y Fernando nunca les fué devuelto el video; nunca más volvieron a recibir noticias en relación al video de Alcasser, los 4 nombres aportados y los demás detalles acompañantes. Todo se desvaneció en el silencio.
Afortunadamente, y según afirma Juan Ignacio Blanco, antes de que viajaran a Madrid él tuvo la precaución de hacer una copia del video, que guardó a buen recaudo, por si el documento les era requisado y se quedaban sin la prueba, como así ocurrió.
Y así, el caso sigue estancado hasta hoy. Ni este gobierno ni ningún otro gobierno anterior nunca han querido llegar al fondo del caso; no tienen ningún interés en que la verdad sea conocida.
Según Juan Ignacio Blanco, las personas que cometieron el Crimen de Alcasser eran personas de muchísimo poder, capaces de presionar y amenazar a cualquier gobierno o institución que se pusiera por delante. Blanco dice que no conoce los nombres de todas las personas que pudieron haber participado en el crimen, pero que sí conoce los nombres de varios de los criminales, aparte de muchos otros datos y detalles. Hasta ahora de nada le ha servido al sr. Blanco el haber puesto toda la información recabada a disposición de las autoridades y de la Justicia. Parece como si todo hubiera caído directamente en un pozo sin fondo...

sábado, 24 de mayo de 2014



 El 20 de agosto de 1966 un jovencito muy asustado se presentó en una estación de policía de Niteroi (Brasil). De acuerdo a su atropellado relato, habiendo subido a un punto en el Morro do Vintem, encontró dos cadáveres en el lugar.

Puesto que ya había caído la noche, los policías decidieron acudir al agreste sitio con las primeras luces de la mañana siguiente, cosa que hicieron ayudados por los bomberos. Cuando llegaron al lugar señalado, a unos trescientos metros de altura sobre el mar, el panorama que se les presentó dio inicio a lo que se conocería como "El misterio de las máscaras de plomo".

Los cadáveres de dos hombres jóvenes se hallaban en el lugar, datando las muertes de al menos un par de días. Los cuerpos estaban tendidos en tierra sin ninguna señal de violencia, así como tampoco se encontró sangre en la escena.

Curiosamente, uno de ellos tenía sobre los ojos una máscara o antifaz de plomo de fabricación casera. Otra máscara similar se encontró al lado del segundo hombre.


La Policía encaró la investigación como si se tratase de un crimen rutinario, pero cada elemento que iría surgiendo de ella se encargaría de complicar esa hipótesis inicial.

La identidad de las víctimas se estableció con rapidez: se trataba de dos técnicos electrónicos procedentes de la ciudad de Campos, Miguel José Viana de 34 años y Manuel Pereira da Cruz de 32 años. Se encontraban vestidos con impermeables sobre la ropa de calle, en sus bolsillos tenían dinero y sus relojes guardados.

Eliminado el robo como móvil, el informe forense complicó más las cosas: la causa de las muertes no podía atribuirse a violencia alguna: no había heridas, golpes ni evidencias de asfixia o envenenamiento. Los cuerpos fueron revisados íntegramente a fin de ubicar posibles marcas de agujas, que tampoco se hallaron.

El forense se limitó a aventurar un posible ataque cardíaco, aunque nada lo evidenciaba. De más está decir que las probabilidades de que dos hombres jóvenes sin historial cardíaco murieran por esa causa simultáneamente y en el mismo lugar, son infinitesimales.



El siguiente paso en la investigación fue el intento de reconstruir los movimientos de ambos hombres desde su llegada a Niteroi. Se pudo establecer que arribaron en ómnibus, compraron un par de impermeables, entraron a un bar a comprar botellas de agua mineral y, sobre las cinco de la tarde del día 17, fueron vistos por última vez, ascendiendo a su destino fatal.

Alguien en la delegación policial tuvo entonces la idea de repasar los eventos denunciados ese día, a fin de intentar ligar alguno con las muertes misteriosas.

Y allí fue donde los eventos se complicaron aún más. En medio de hechos rutinarios, ninguno de los cuales se había producido cerca de ese sitio, surgió algo que apuntaba directamente al lugar preciso, un reporte que había sido archivado sin más trámite: un avistamiento OVNI.

Efectivamente, el informe decía que una señora de nombre Gracinda Barbosa Coutinho iba manejando la noche del 17 en dirección a su casa en compañía de sus tres hijos. Yendo por la alameda Sao Buenaventura, en el barrio de Fonseca, su hija Denise (de siete años) le pidió que mirara el cielo sobre el morro do Vintem: al hacerlo notó un objeto oval de color anaranjado, que brillaba por sí mismo.

La mujer decidió parar el auto y bajarse para observar mejor. Pudo ver que un rayo azul salía del OVNI en dirección al morro y así se mantuvo durante unos cuatro minutos, pasados los cuales el objeto ascendió hasta perderse de vista.

Llegados a este punto, los policías decidieron agotar cualquier hipótesis, por descabellada que pareciera, antes de aventurarse por el camino del reporte del OVNI. De esa forma, investigaron toda posibilidad por improbable que fuera: examinaron la eventualidad de que las víctimas fueran contrabandistas, sectarios, espías y hasta homosexuales que ejecutaron un pacto suicida.

Cuando arribaron a callejones sin salida en todo ello, prestaron atención a lo que parecía imposible.




Examinaron la posibilidad de que las máscaras hubieran sido fabricadas para proteger los ojos de una eventual radiación. Encontraron máscaras similares en la casa y en la oficina de Miguel José Viana, así como restos del plomo que se usó para confeccionarlas.

También pudieron confirmar que los técnicos fallecidos, si bien no tenían diplomas avanzados, habían comprado equipamiento electrónico sofisticado y estaban realizando experimentos en el área de comunicaciones, especialmente intentando captar señales provenientes del espacio.

Pero no se pudo avanzar más allá de eso.



Los cuerpos fueron exhumados para más análisis, que consistieron en investigar si habían sido expuestos a alguna radiación anormal, lo cual arrojó un resultado negativo.

Y con los años, surgieron los últimos callejones sin salida. Se investigó un grupo espiritista al cual pertenecían los fallecidos, sin llegar a nada concreto. Se examinó la "confesión" de un delincuente preso, que afirmó haberlos asesinado con un veneno especial, pero luego se comprobó que el hombre sólo deseaba ser trasladado de cárcel para intentar fugar ayudado por su banda.

Jacques Vallé analizó años después todo el asunto in situ, logrando testimonios de todos los involucrados. Fuera de lo que ya se había mencionado, pudo encontrar un hecho interesante: en su momento, los cuerpos no fueron tocados por aves rapaces ni alimañas. Y aún con el tiempo, no crecía vegetación en la escena donde fueron encontrados.

El caso nunca fue aclarado.