Home description text

domingo, 31 de mayo de 2015



La tradición de los Nueve Desconocidos se remonta a la época del emperador Ashoka, que gobernó la India desde el año 273 a.C. Fue el nieto de Chandragunta, el primer unificador de la India. Tan lleno de ambición como su antepasado, su tarea sería completar su legado. Así emprendió la conquista de Kalinga, que se extendía desde la actual Calcuta hasta Madras. Los “kalinganeses” resistirían la invasión y perderían a cien mil hombres en batalla. El espectáculo de tanta gente masacrada trastornó a Ashoka.
Los Nueve Desconocidos
A partir de aquí vio para siempre la guerra como un horror. Renunció a proseguir la integración de los países no sometidos, afirmando que la verdadera conquista consistía era capturar la estima de los hombres por la ley del deber y de la piedad, pues la Sacra Majestad desea que todos los seres animados disfruten de seguridad, libertad, paz y la felicidad. Convertido al budismo, y debido a sus formas, Ashoka extendió esta religión a través de las Indias y de su imperio, que abarcaba hasta Malasia, Ceilán e Indonesia. Luego el budismo llegó a Nepal, Tibet, China y Mongolia. Sin embargo, Ashoka respetaba todas las sectas religiosas. Aconsejaba a los hombres a ser vegetarianos, abolió el alcohol y el sacrificio de animales. H. G. Wells, en su resumen de la historia universal, escribe: “Entre las decenas de miles de nombres de monarcas que se amontonan en los pilares de la historia, el de Asoka brilla casi solo, como una estrella”.

Se dice que, consciente de los horrores de la guerra, el emperador Ashoka quiso prohibir para siempre a los hombres que utilizaran la inteligencia de una manera perjudicial. Bajo su reinado, la ciencia de la naturaleza pasó a ser secreta, tanto la pasada como la futura.
Las investigaciones, iban desde la estructura de la materia a las técnicas de psicología colectiva, escondiéndose, de ahí en adelante y durante veintidós siglos, tras la cara mística de un pueblo cuyo mundo se movía entre las preocupaciones del éxtasis y lo sobrenatural. Ashoka fundó la sociedad secreta más poderosa del universo: la de los Nueve Desconocidos. Nueve hombres, Nueve libros, todo el conocimiento del universo. Poseer uno de los libros automáticamente convertía a su dueño en uno de los nueve seres más poderosos en el mundo. Todos los secretos residen en los Nueve Libros que Ashoka se esmeró en ocultar. Sin embargo, como el portador de un libro tendría un profundo respeto por el otro portador, nunca se trataban de robar unos a otros. Así fueron pasados de generación en generación, a excepción del portador del libro que tenía el secreto de la inmortalidad, que según la leyenda sigue siendo el mismo desde el comienzo de la sociedad secreta.
Se dice que los grandes responsables del destino actual de la India, y sabios como Bose y Ram creen en la existencia de los Nueve Desconocidos, de los cuales reciben sus consejos y mensajes. Con un poco de imaginación, es posible darse una idea de la importancia de los secretos que pueden guardar esto nueve hombres que han beneficiados directamente a los experimentos, el trabajo y la documentación acumulada a lo largo de más de veinte siglos.
¿Cuáles son los objetivos que estos hombres tienen en mente?
No dejar que los medios de destrucción caigan en manos profanas. Continuar la investigación en beneficio para la humanidad. Estos hombres se renuevan por cooptación, con el fin de defender los secretos técnicos de un pasado muy lejano.
los nueve
Son raras las manifestaciones externas de los Nueve Desconocidos. Una de ellas está relacionada con el prodigioso destino de uno de los hombres más misteriosos de Occidente: el Papa Silvestre II, conocido bajo el nombre de Gerbert d’ Aurillac. Nacido en Auvernia, en el año 920, fallecido en en 1003, Gerbert fue un monje benedictino, profesor de la Universidad de Reims, arzobispo de Rávena y Papa por deseo del emperador Otto III. Había pasado algún tiempo en España, después de un viaje misterioso que lo había llevado hasta las Indias, aprendió diversos conocimientos que causaron asombro en su séquito. También poseía, en su palacio, una cabeza de bronce que respondía SÍ o NO a las preguntas que le hacía sobre la política y la situación general de la cristiandad.
En opinión de Silvestre II (volumen CXXXIX de Patrología Latina, de Migne), este proceso era muy simple y correspondía con el cálculo hecho con dos números. Se trataba de un autómata similar a las máquinas binarias modernas. Esta cabeza “mágica” fue destruida a su muerte, y los conocimientos traídos por él cuidadosamente escondidos. La biblioteca del Vaticano, sin duda, ofrece algunas sorpresas a los investigadores autorizados. El número de octubre 1954 de Computers and Automation, una revista sobre computo dice: “Tenemos que imaginar a un hombre de extraordinario conocimiento, con una destreza y una habilidad mecánica fuera de lo común”. Esta cabeza parlante habría sido hecha sobre un determinado conjunto de estrellas que se produce exactamente en el momento en que todos los planetas están a punto de iniciar su curso. No se trataba del pasado, ni del presente, mucho menos del futuro ya que este invento aparentemente superaba la importancia de su rival: el perverso “espejo sobre la pared” de la Reina, el precursor de nuestros modernos cerebros automáticos. Algunos dijeron, por supuesto, que Gerbert sólo fue capaz de construir una máquina así, por que hizo un pacto con el diablo y le juró fidelidad eterna”.
¿Otros europeos habrían estado en contacto con la sociedad de los Nueve Desconocido?
Fue preciso esperar hasta el siglo XIX cuando reapareció este misterio, a través de los libros del escritor francés Jacolliot.
Jacolliot fue cónsul de Francia en Calcuta durante la época de Napoleón III. Escribió una obra de gran expectación, comparable, si no superior, a la de Julio Verne. Dejó, además, varias obras dedicadas a los grandes secretos de la humanidad. Esta extraordinaria obra fue robada en su mayor parte por los ocultistas, profetas y taumaturgos. Completamente olvidado en Francia, y celebre en Rusia. Jacolliot es formal: la Sociedad de los Nueve Desconocidos es una realidad. Y lo más extraño es que cita a este respecto, técnicas absolutamente inimaginables en 1860, como por ejemplo, la liberación de la energía, la esterilización por radiación y la guerra psicológica.
Talbot Mundy
Yersin, uno de los más cercanos colaboradores de Pasteur y Roux, habría sido informado de secretos biológicos durante un viaje a Madras en 1890, y de acuerdo con las instrucciones que se le administraron, preparó el suero contra la peste y el cólera.
La primera divulgación de la historia de los Nueve Desconocidos tuvo lugar en 1927, con la publicación del libro de Talbot Mundy, que perteneció, durante veinticinco años, a la policía de las Indias. Este libro está a medio camino entre novela e investigación.
Los Nueve Desconocidos utilizarían una lengua sintética. Cada uno de ellos estaría en posesión de un libro constantemente renovado y que contiene el informe detallado de una ciencia. El primero de estos libros estaría dedicado a las técnicas de propaganda y guerra psicológica. “De todas las ciencias, dice Mundy, la más peligrosa sería la del control del pensamiento de las personas, pues permitiría gobernar al mundo entero. ”
Cabe señalar que los Semántica General de Korjybski, apenas data de 1937, y que fue necesario aguardar la experiencia de la última guerra mundial para que se empezaran a cristalizar en Occidente las técnicas de la psicología del lenguaje, es decir, la propaganda.
El primer colegio de semántica americano solo fue creado hasta 1950. En Francia, sólo se sabe de La violación de las multitudes por la propaganda política, de Serge Tchokhotine, cuya influencia en los círculos intelectuales y políticos fue importante, a pesar de que sólo toco ligeramente el tema.
nueve
El segundo estaría consagrado a la psicología. Hablaría especialmente de la manera de matar a un hombre con sólo tocarlo, causando la muerte al invertir su impulso nervioso. Se dice que el judo se deriva de ciertas partes de este documento.
El tercero examinaría más a fondo la microbiología y en especial los coloides protectores.
El cuarto trataría la transmutación de los metales y la alquimia. Cuenta la leyenda que en tiempos de hambruna, los templos y las organizaciones religiosas de protección reciben de fuente secreta de grandes cantidades de oro muy fino.
El quinto incluiría el estudio de todos los medios de comunicación, terrestres y extraterrestres.
El sexto contendría los secretos de la gravitación.
El séptimo sería la más basta cosmogonía concebida por nuestra humanidad.
El octavo trataría de la energía eléctrica, el electromagnetismo y del magnetismo.
El noveno estaría dedicado a la sociología, indicaría las leyes de la evolución de las sociedades y permitiría la predicción de su caída.
La leyenda de los Nueve Desconocido está ligada al misterio de las aguas del Ganges. Multitud de peregrinos, que padecen las enfermedades más terribles y diversas, allí se bañaban sin perjuicio para gozar de buena salud. Dicen que las aguas sagradas purifican todo. Pretenderían atribuir esta extraña propiedad del río a la formación de bacteriófagos. Pero, ¿por qué motivo no se formarían también en el Brahmaputra, el Amazonas o en el Sena? La hipótesis de una esterilización por medio de radiaciones aparece en la obra de Jacolliot, cien años antes de que supiéramos que el fenómeno era posible. Estas radiaciones, según Jacolliot, provendrían de un templo secreto excavado bajo el lecho del Ganges.
Técnicas conocidas en la actualidad por nuestra ciencia para la proliferación y la oxidación de los microorganismos.
mundo
Lejos de agitaciones religiosas, sociales y políticas, resolutos y perfectamente ocultos, los Nueve Desconocidos encarnarían la imagen de la ciencia calma, la ciencia con conciencia. Señores de los destinos de la humanidad, pero absteniéndose de utilizar su propio poder, esta sociedad secreta es el mejor homenaje posible a la libertad en plena elevación. Vigilantes a la sombra su gloria oculta, estos nueve hombres ven construirse y destruirse a las civilizaciones, menos indiferentes que tolerantes, dispuestos a ayudar, pero siempre bajo la imposición de ese silencio en el que se fundamenta la grandeza humana. ¿Mito o realidad?
Hay quienes arriesgan una teoría, una de las más interesantes es la siguiente:
“Los Vedas tienen varios pasajes que supuestamente demuestran la injerencia de un pueblo extraterrestre que convivió con los indígenas hace mucho tiempo. Fueron vistos como dioses por tener una tecnología muy avanzada. Este pueblo le proporcionó a los indios conocimiento. Sin embargo, sin la debida preparación, los seres humanos comenzaron a utilizarlo de forma incorrecta, como el caso de la Vimanas, eliminando a miles de personas en el campo de batalla con un solo ataque. Los extraterrestres (o intraterrestres) cansados de esta destrucción, regresaron a sus hogares. La masacre continuó hasta el día en que Ashoka decidió poner fin. El conocimiento fue dividido entre los miembros de la sociedad y estos fueron escondidos por siempre y sólo lo utilizan cuando es necesario”.




Simplemente no lo dejará. Escucha ese crujido. Que chico tan tonto”. Imagínate despertar a las 2:45, recibir una llamada de un número desconocido y que empiece a cantar tan pronto como respondes. Bueno, no era precisamente una canción, sino una mezcla entre canto y plática. No estaba de humor para escuchar las incoherencias de esta mujer a las tres de la mañana. Colgué y apagué el teléfono.
titere
La mañana siguiente fue cuando lo vi por primera vez. Estaba caminando hacía mi automóvil, bastante apresurado por llegar al trabajo, pero había un hombre observando mi auto. Para ser honestos el hombre no tenía la apariencia de una “persona”. Quiero decir, obviamente era una persona, pero había algo realmente mal con él. Imagina nuestra “humanidad” en una escala del 0 al 100, este sujeto probablemente se encontraba en el 97. Quizá superaba los 70 años. Era muy encorvado, lo que lo hacía bastante bajo de estatura (y eso que solo mido 1.65 m). También tenía un gesto constante en el rostro, pero otra vez, no como el de una persona normal, sino como el de una caricatura con el ceño fruncido y la boca arqueada.
Como sea, abordé al sujeto y le pregunté qué estaba haciendo.
Realmente. Me Gusta. Tu auto”. Su voz se escuchaba forzada. Como si no fuera “él” el que estaba hablando, sino más bien alguien dentro de él.
Gracias. ¿Te gustan los Mustang?
Sí. Yo… tenía 21 cuando este salió”.
Oh ¿entonces naciste en el 47?
Sí. Buenos. Buenos. Tiempos. Que tengas… un buen día”.
Extendió su mano con un movimiento muy errático. Sus uñas estaban bastante largas y las mangas de su camisa muy sucias, pero no quise ser grosero, y le extendí un fuerte apretón de mano. Se volteó y bajó por mi entrada, todavía moviéndose de forma errática, como un personaje de videojuegos con “retraso”. Entonces me di cuenta que el hombre simplemente era lento.
Eres un idiota”. Murmuré a mí mismo. Si lo volvía a ver, pasaría algún tiempo hablando con él sobre los autos.
Y entonces me fui a trabajar.
Laboro como cargador en un negocio de envíos. Mientras conducía a la bodega, recibí una llamada. Ni siquiera vi el número, simplemente respondí, puse el altavoz y deje el teléfono en asiendo del pasajero.
¿Hola?
¡Rompiendo huesos para entrar! Romper, Romper, Romper, Romper Teehee”.
Maldita sea, era la misma mujer que llamó en la madrugada.
Hey pero quién demonios…
Colgó. Tomé el teléfono justo a tiempo para ver el número.
“&&&”
No estoy jugando, literalmente el número eran tres “ampersands”. Decidí que llamaría a la compañía telefónica después del trabajo.
El trabajo fue relativamente normal. Mi mejor amigo, George, entró a trabajar conmigo ahí. Después que mis padres murieron y me heredaron la casa, George solía pasar un tiempo con sus padres y otro tiempo en mi casa. Como sea, George me estaba contando una historia sobre cómo el lugar donde trabaja su madre fue asaltado (es la directora de una funeraria, la más grande de la zona). Algunos cuerpos fueron robados y ella tuvo que lidiar con la policía y los familiares de los fallecidos.
Mientras tomaba mi descanso ese día, veía las noticias en el salón para los empleados. Estaba a punto de cambiar de canal, cuando vi la imagen de mi vecindario en la pantalla. Un periodista estaba de pie a tan solo cuatro casas de la mía.
Hace solo dos horas, la familia que habita en la casa atrás de mí llamó al 911”.
Cambiaron al audio de la llamada al 911:
911 ¿Cuál es su emergencia?
Hola, estoy muy seguro de que hay un cadáver en la calle”-
¿Una persona muerte en su calle?
No lo sé, pero no se ha movido de allí en 30 minutos”.
Cambiaron de nuevo hacia el reportero. “Pero nadie murió en esta calle el día de hoy, de hecho, el cuerpo que fue encontrado en este barrio suburbano era el de Roger Hannah, un hombre que murió hace ocho días”.
Entonces pusieron una fotografía de Roger en la pantalla. Mierda. Era el sujeto que me encontré en la mañana.
La familia del Sr. Hannah está muy molesta de que alguien desenterrara y le faltara el respeto a un cuerpo de esta forma. Con suerte, el ladrón de tumbas será llevado a la justicia. Soy Nikki Cara para News Channel 9”.
tieteres
Quería decirles a todos en el trabajo que había hablado con este hombre en la mañana, pero sabía que parecería bastante loco y sospechoso. Le dije a mi jefe que tenía que ir a casa pues me sentía mal (lo que no era una mentira, ya que la noticia me revolvió el estómago). Así que salí al medio día.
A estas alturas debo explicar que todo esto ocurrió hace dos semanas. Mis padres murieron hace un mes. Mi papá dirigía un bufete de abogados y mi madre era abogada, por lo que cuando se fueron tenía suficiente dinero para pagar la casa, gas y otros gastos durante unos 6 años. Mis padres murieron en un accidente de esquí. Estaban esquiando juntos cuando una pequeña avalancha en la montaña donde estaban los sepultó.
Como sea, en ese momento todavía estaba lidiando con el trauma de la muerte de mis padres, así que pensé que me estaba volviendo loco después de ver lo que apareció en las noticias. Cuando llegué a casa, la policía se había ido y la conmoción se había aplacado. Realmente necesitaba a alguien con quien hablar, así que tomé el teléfono y llamé a mi primo Jack.
Apenas tomé el teléfono, comenzó a sonar.
“&&&”
Maldita sea.
¡Hey! Qué demonios…
Hace mucho frío… Dom no puede sentir mis piernas. ¡NO PUEDO SENTIR NADA!
¡Jesucristo!, era la voz de mi madre. Me quebré pero intenté responder.
Quien esté haciendo esto… Por… Por favor, deje de hacerlo”.
¡BEBÉ AYÚDANOS! ¿POR QUÉ NO PUEDO SENTIR NADA?
Ni siquiera pude responder. Caí al suelo llorando. Intenté conversar, pero un nudo en la garganta me lo impedía y con el llanto era mucho más difícil. Fue entonces que la voz del teléfono cambió.
No te preocupes, los dos se van a calentar aquí. ¡Parte los huesos! Rompe, Rompe”.
Grité algo que ni yo mismo pude entender y entonces terminó la llamada. Me tiré en el piso del baño en posición fetal durante lo que pareció una eternidad. Finalmente me compuse y llamé a Jack. Le conté todo lo que había pasado ese día, e insisto en que tomaría un vuelo esa noche. Me di cuenta que él creía que estaba totalmente loco.
Dom, por favor, no vayas a hacer nada estúpido”.
Le tomaría ocho horas viajar desde Nueva York a Arizona, así que tenía tiempo para prepararme. Pero primero necesitaba una ducha. Me levanté del suelo e hice a un lado la cortina azul del baño. Grité más fuerte de lo que nunca había gritado antes. Allí, en la tina, estaban mis padres. Su piel estaba azul, vestían su equipo de esquí, tenían la boca entre abierta, con el agua caliente golpeándolos y haciendo tanto vapor que parecía un sauna.
Mis lágrimas comenzaron a fluir nuevamente, salí del cuarto de baño y cerré la puerta. Me puse de espaldas y no pude controlarme. Después de unos cinco minutos allí sentado, abrí la puerta de nuevo. Adivina. La tina estaba vacía. En este punto me sentía desesperado y sin emociones. Tomé una buena ducha y luego fui hasta mi habitación para dormir.
Cariño… despierta”.


Un poco aturdido me doy vuelta en la cama, el reloj marca las 5:00, faltan solo tres horas para que Jack llegué. Me retuerzo en la cama intentando encontrar la posición más cómoda, entonces siento una mano sobre mi pierna, dando golpecitos como si intentara calmarme. Me volteé y grité (en serio, no tengo idea de porqué mis vecinos no me escucharon). De pie, en el borde de mi cama, estaban mis padres con la misma apariencia que tenían cuando los vi en el baño.
Vamos… es hora… levántate”. Dijo mi padre.
Despierta. Bebé”. Mi madre continuó.
Esto carece totalmente de sentido, en el teléfono su voz sonaba normal, pero ahora sonaba como el sujeto de antes.
No sé por qué, pero me enojé bastante en ese punto. Salté de la cama y tomé el abrigo de invierno de mi padre.
“NOOOOOOOOOO” Gritó. Era un sonido terrible. Como un cerdo cuando está exaltado.
Pero era demasiado tarde. Le arranqué el abrigo. Ahí estaba su caja torácica expuesta junto con una lesión que había sufrido en el accidente. Sí, era su cadáver. No sé por qué pero me enfoqué en la herida abierta, dos círculos rojos flotaban dentro de lo que alguna vez fueron las entrañas de mi padre. Pero después nada, los círculos desparecieron y regresaron inmediatamente.
Retrocedí poco a poco. Sentí que el corazón me dejaba de latir. Esos círculos eran unos malditos ojos y estaba parpadeando. ¡HABÍA ALGUIEN DENTRO DEL CADÁVER DE MI PADRE!
titiritero negro
Tan pronto como me di cuenta de esto, los dos salieron corriendo de la habitación. Nuevamente, moviéndose erráticamente. Cuando llegaron afuera comenzaron a separarse de mí. Hicieron lo que llamé una “carrera sónica”. Puedo jurar que los escuché reír mientras giraban rápidamente y se ocultaban tras una casa. Fui hasta ese lugar, pero me di cuenta que los había perdido.
Volví a mi calle rezando para que alguien estuviera afuera. Pero no, el barrio estaba prácticamente vacío. ¿Por qué en situaciones como esta la mala suerte te sigue a todas partes?
Bueno, volví a mi choche y conduje hasta el cementerio. Cuando llegué a las tumbas de mis padres, por su puesto, estaban vacías. Llamé al 911, para evitar sospechas todo lo que dije fue que había venido a visitar las tumbas y los cuerpos simplemente habían desparecido.
Cuando los agentes llegaron me enfrasqué en una profunda conversación con un oficial que había sido uno de los mejores amigos de papá durante años.
Hey Walt, he estado recibiendo unas llamadas extrañas, ¿podrías echar un vistazo?
¿Tienes el número?
No precisamente”.
Le mostré el registro de llamadas. Una mirada curiosa apareció en su cara, su habitual comportamiento agradable cambió inmediatamente.
¿Hace cuánto tiempo que te están llamando?
Desde ayer en la noche, ¿por qué?
La familia de Roger Hannah ha estado recibiendo llamadas desde este mismo número, si es que se puede llamar así. Creó que puede estar relacionado con los asaltantes de las tumbas, voy a echar un vistazo esta noche”.
Fue entonces que tomó mi hombro y me dijo: “siempre estoy aquí para ti amigo”.
No sé exactamente porqué, pero siempre he sido reacio a mostrar emociones en público. Pero la mezcla de lo que había sucedido ese día y tener que encontrarme con mis padres muertos otra vez, simplemente me rompió. Walt se mantuvo a mi lado mientras lloraba.
Mientras conducía a casa recibí una llamada. Dudé en responder, pero luego vi que era Jack.
Hey Jack, ¿qué pasa?
Oye, estoy en Ohio justo ahora, mi vuelo se retrasó debido a la tormenta, debería estar allí en cuatro horas. ¿Estás bien?”.
Me sentí agotado ante la pregunta.
Hablaremos de ello cuanto estés aquí”.
De la nada, llamada fue bombardeada con estática, lo que no tenía ningún sentido pues los dos estábamos en un área con muy buena recepción celular.
Está bien amigo. H…ey… Annie… mátenme al tanto”.
Espera, no puedo escuchar nada de lo que dices”.
Pero la llamada finalizó ahí.
Cuando puse el teléfono en el asiento del pasajero, sentí que un aire frío me golpeó en la nuca.
Aún no”. Escuché decir a una voz femenina. Casi vuelco en el auto cuando miré detrás de mí. Una mujer estaba sentada en el asiento trasero, su rostro parecía el de una marioneta, todo en ella parecía falso. Sostenía una caja negra entre los brazos.
Recuperé el control de auto, miré de nuevo hacia atrás, pero la mujer se había ido, sin embargo, la caja negra estaba allí.
Tan pronto llegué a casa puse la caja negra sobre la mesa y la abrí. Dentro había un trozo de papel doblado. Lo abrí cuidadosamente.
ANNIE FARHOOD”. escrito con una letra horrible.
Definitivamente atrapó mi curiosidad. Ni siquiera me molesté en llamar a Walt. Saqué mi teléfono y busqué el nombre en Google. El primer resultado fue un obituario, pero el segundo era un artículo.
MUJER EN NUEVA ORLEANS ES ENCONTRADA ASESINADA EN SU CASA. SE CREE QUE EL SOSPECHOSO ES LA MISMA PERSONA QUE ROBÓ EL CADÁVER DE SU PADRE HACE UNOS DÍAS”.
Doy una leída rápida al artículo. Fue en mayo de 2013. Al parecer, el padre de Annie murió de una ataque cardiaco una semana antes de su asesinato. Solo un día después de ser sepultado, su cuerpo fue desenterrado y robado. Ese mismo día, Annie recibió una serie de llamadas de una persona desconocida, burlándose de que su papá “venía a visitarla”. Una hora antes de su muerte envío un mensaje a su mejor amiga que decía: “No es culpa de mi padre, él no está moviendo las cuerdas, pero voy a cortarlas”. La encontraron un día después en su bañera. Su pecho había sido destrozado “como si un animal salvaje la hubiera atacado”.
demonio titiritero
Me sentí incomodo mientras leía el artículo. Me desplacé a la parte inferior del articulo hacía los comentarios. Estuve a punto de arrojar el teléfono. El primer comentario de 2013 decía “No cortes sus cuerdas Dom. No luches contra los titiriteros”.
Poco a poco solté el teléfono y miré delante de mí, justo frente a la puerta de cristal. Allí, estaba de pie una figura oscura; tenía la piel como la de un lobo, pero con el rostro de un humano. Grandes ojos rojos, una sonrisa siniestra, pero sin nariz ni orejas. Me veía directamente a los ojos, y estaba tan concentrado en su mirada que apenas y noté que entre sus garras sostenía los cadáveres de mis padres. Lentamente me levanté de la mesa, pero en cuento me puse de pie, la figura desapareció.
Eso fue todo, puede sonar terrible, pero había mejores cosas por las que recordar a mis padres que por sus cadáveres. No quiero morir solo para recuperarlos. Tan pronto como hice esa decisión, mi teléfono sonó.
“&&&”
¿Diga?
Ya no eres divertido”. La voz era diferente al resto. Era mucho más profunda y fuerte.
Adiós”. Intenté sonar confiado.
Me senté en la sala a ver televisión hasta que Jack llegó pasada la media noche. Le expliqué lo que había pasado y le mostré el artículo de Annie. ¿Saben qué? realmente me creyó. Los tres días que estuvo aquí hicimos una investigación sobre el tema.
En todas las épocas, hasta el 1300 en Francia, han existido leyendas de criaturas que controlan el cuerpo de una persona muerta. No es un fantasma ni nada por el estilo, no posee el cuerpo, sino que realmente “viste” el cadáver. Se alimenta del dolor y la depresión, por lo que la criatura lo hace principalmente con los cuerpos recién fallecidos, para alimentarse del dolor de la familia.
Han pasado dos semanas desde que todo esto sucedió. Los cuerpos siguen siendo robados en la zona, por lo que he iniciado una campaña colocando volantes y explicando sobre los “titiriteros” a las familias que han tratado con el monstruo.
Así que la próxima vez que veas a un familiar muerto, no asumas que es su espíritu. Acércate a él y, si es tangible, vas a tener que aceptar que no lograrás que su cuerpo regrese si quieres vivir. Tan pronto como lo aceptes, el titiritero no será capaz de enredar sus cuerdas sobre ti.

sábado, 23 de mayo de 2015



Cuando mi hija cumplió tres años empecé a tener sueños extraños. Me encontraba caminando por la casa en la oscuridad buscando algo que no puedo recordar. Me hacía camino hasta su habitación y ahí, en la oscuridad, inclinada sobre su cama se encontraba una figura alta y oscura vestido con lo que parecía una gabardina y un sombrero de ala ancha. Podía verle mirándola fijamente mientras esbozaba una sonrisa maniática. Sus ojos, si es que tenía, estaban cubiertos por enormes gafas en las que podía verme reflejado.
hombre de los suenos (3)

Miraba hacía mí, parecía ver a través de mí, y entonces levantaba una mano apuntándome. Era en este momento que me despertaba sobresaltado. Empecé a odiar ir a dormir pues me preocupaba que pudiera tener el sueño. Mi esposa comenzó a notar mi falta de sueño así como mi temperamento que estallaba ante la menor provocación. Empecé a pegarle a mi hija y a decirle cosas malas a mi esposa e hijo recién nacido. Finalmente mi esposa decidió que iría a casa de sus padres para alejarse de mí y de mis problemas de ira. Intenté que se quedara pero entonces mi estado de ánimo empeoró. Mientras todo esto pasaba mi hija solo me vía de la forma más tranquila, incluso cuando le gritaba por alguna cosa sin importancia. Me ponía nervioso.
Una noche, mientras caminaba por el pasillo, la escuché hablando en su habitación. Me aproximé a la puerta y acerqué la cabeza.
“Ojala papá no estuviera tan enojado todo el tiempo”, dijo ella. Empuje la puerta abierta para asomarme y ella me miró. La habitación estaba vacía, solo estaban sus muñecas y sus juguetes.
“¿Con quién hablabas cariño?”, le pregunté.
“Con el Hombre de los deseos”, me respondió, alejando su mirada de mí hacia la ventana.
“¿Quién es el hombre de los deseos?”
Se volvió hacía mí y con una mirada muy sería en su pequeño rostro me dijo: “Vive en la Luna, con todos sus hijos detrás de él”.
Estaba un poco sorprendido, pero los niños suelen decir cosas raras todo el tiempo, así que lo dejé pasar. Sentado en su cama le hice otra pregunta. “Entonces, ¿qué hace este Hombre de los deseos?”.
“Te concede dedeos. Pero realmente tienes que quererlos. Él dijo que me concedería un deseo”.
“¿Y deseaste que ya no estuviera enojado?”
“Mm-hmm…”, murmuró.
Le sonrío. Era muy dulce que hubiera pensado en mí. “¿Cómo es este Hombre de los deseos?”, le pregunté.
“Es alto y oscuro, y un poco aterrador. Siempre lleva un sombrero grande y tiene unos ojos realmente enormes”. Ella sonreía, emocionada por su nuevo amigo. “¡Puedes verte a ti mismo en ellos!”.
hombre de los suenos (2)
Mi estómago se revolvió. Había descrito exactamente aquella cosa en mi sueño. Se le había concedido el deseo. Ya no estaba enojado. Estaba asustado. La besé en la frente y le dije que se metiera a la cama. Antes de dejar la habitación, aseguré la ventana y bajé las persianas. Esa noche dormí sin sueños y desperté bastante repuesto por la mañana. Tenía un buen estado de ánimo ese día y mi esposa lo notó. Toda la semana siguiente dormí como un tronco, sin sueños, sin figuras horripilantes acechando a mi hija durante la noche. Mi estado de ánimo mejoraba de manera constante, de la misma forma que la relación con mi esposa e hijos. Pero en mi mente aún guardaba la imagen de aquella figura alta y oscura de lentes grandes y sonrisa maniática.
Cierta noche, unas semanas después, iba hacía mi habitación cuando escuché a mi hija hablando nuevamente.


“Yo también quiero, pero no quiero abandonar a mi familia”.
Escuchaba tras la puerta, con el corazón en la garganta.
“Sí”, dijo hablando sola. “Sí, pero… sé lo que hiciste. Lo sé, y papá ahora está feliz, y mamá está feliz. Yo estoy feliz, pero no quiero irme”.
Abrí la puerta. La habitación estaba vacía, como antes. “¿Quién está intentando hacer que te vayas cariño?”, pregunté. Ella me miró, y luego miró por la ventana.
“Nadie”, murmuro, mirando hacía otra parte. “Estaba jugando”.
“Está bien”, le dije, sin convencerme totalmente de que estaba haciendo estas cosas solo como un juego. “Es tiempo de ir a la cama. Duerme un poco”. Me acerqué a la ventana y comprobé que estuviera cerrada. Cuando empecé a cerrar las persianas miré hacia nuestro patio. Allí, en las sombras y atrás de nuestra cerca trasera estaba una figura alta en un largo abrigo oscuro y un sombrero de ala ancha. Corría hacía la puerta trasera y encendí el interruptor que estaba tras el porche. No había nadie allí.
Busqué en el patio, rodeé las casas varias veces y luego volví a entrar, cerrando la puerta atrás de mí. Cerré esa puerta y todas las ventanas de la casa, baje las persianas y encendí todas las luces. Mi esposa quería saber qué estaba haciendo, pero me limité a decirle que confiara e mí y que se fuera a dormir. Volví a la habitación de mi hija y la encontré sentada en la cama, mirándome.
hombre de los suenos (1)
“¿Quién quiere que te vayas cariño?”, le pregunté de nuevo.
“El Hombre de los deseos”, me respondió. “Dice que tengo que ir con él a vivir en la Luna con sus hijos. Dice que tengo que hacerlo porque pedí un deseo y me lo concedió”.
Me senté, aturdido. “Quiere llevarte lejos. ¿Cuándo volverá por ti?”
“Esta noche, cuando tú y mamá estén durmiendo”.
“Entonces no dormiré”, le dije. “No podrá lograrlo”.
Toda la noche luché contra el sueño. Nunca he sido un bebedor de café, pero preparé del café de mi esposa y bebí taza tras taza mientras veía películas en Netflix y revisaba a mi hija cada pocos minutos. Sin embargo, al final terminé por rendirme. Me desperté sentado en el sofá, con la taza de café vacía en el piso junto a mis pies. Salí corriendo a la habitación de mi hija. Al momento que abrí la puerta allí estaba él, de pie junto a su cama. Él me miró, esos ojos enormes, eran sus ojos y no gafas como creí al principio, fijó su mirada en mí. Hizo aquella sonrisa y se arremolinó en la gabardina como si fuera soplado con el viento. Detrás de él pude ver manchas oscuras en la habitación. Manchas oscuras con ojos brillantes, observándome. Sus hijos, atrás de él. Volvió la mirada hacía mi niña mientras yo estaba allí, incapaz de moverme.
Una voz susurró en mi mente. Hablaba sin decir palabras, pero el mensaje era claro. Había llegado su momento. Había cumplido su deseo, y ahora ella le pertenecía. Me miró nuevamente con esos ojos enormes. Él también quería que yo hiciera un deseo. Quería que deseara su liberación, sabiendo lo que aquello significaría para mí. Sonrió como un loco y sus susurros se esparcieron por mi mente como el fuego. Pide un deseo, salva a tu hija, ven conmigo.
hombre de los suenos (1)
Mi voz se quebró, apenas un susurro. Ella me lo había dicho, tienes que quererlo de verdad. “Deseo que te vayas y nos dejes en paz”. La sonrisa se desvaneció convirtiéndose en un gruñido y me miró, luego se metió en un remolino en la oscuridad, se metió en las sombras y despareció de nuestras vidas.
Los años siguientes han sido buenos. Mi esposa y yo estamos felices, mis hijos están creciendo. Mi hija se olvidó del Hombre de los deseos después de aquella noche. Le pregunté sobre él al día siguiente, pero ella no sabía de lo que estaba hablando. La vida me había cambiado y yo estaba feliz de dejar todo en el pasado. Mi niña acababa de celebrar su sexto cumpleaños y no podía estar más feliz. Hasta esa noche, hace apenas unos días, cuando caminaba por la casa a oscuras y escuché a mi hijo, hablando solo en su dormitorio.
“Yo deseo…”

domingo, 26 de abril de 2015



Existe una leyenda sobre una casa abandonada conocida como la “Casa de los Niños”. Dicen que el hombre que habitó aquella casa torturó y asesinó a varios niños en su interior. Pero un día, los espíritus de los niños que asesinó se volvieron contra él y lo mataron. Sin embargo, tuvieron que pagar por la venganza, y acabaron quedándose prisioneros de aquel sitio por la eternidad. Dicen que también es posible escuchar las risas durante la noche.
casa de los ninos (1)

En la escuela varios niños hablaban de la casa diciendo lo horrible que era, sobre los gritos que se escuchaban durante la noche y los niños que se asomaban por la ventana. Uno de los niños, Ian, no creía en nada de lo que se decía, después de todo, los fantasma no existen. Para él, los muchachos estaban exagerando y aquella no era más que una casa vieja. También les dijo que la historia debía haber sido inventada por alguien solo para asustar a las personas.
Los niños comenzaron a mirarlo con desprecio, repitiéndole lo mismo, que habían escuchado risas y veían cosas. Para concluir de una buena vez el tema, Ian dijo que pasaría una noche entera en la casa y lo filmaría todo con su cámara.
Al llegar a casa, le dijo a su madre que pasaría la noche en la casa de un amigo. La madre le dio permiso e Ian se dirigió a su habitación, empacó su mochila, colocó su cámara adentro y después se dirigió a la temida “Casa de los Niños”. Cuando estaba cerca del lugar pudo sentir un escalofrió recorriéndole el cuerpo y un miedo muy profundo. Miró hacia la casa y el miedo se hizo aún mayor. Pero Ian simplemente sacudió la cabeza para apartar ese sentimiento y entró a la casa.
casa de los ninos (4)
El interior era muy oscuro, por lo que encendió la cámara y puso el modo nocturno para ver analizar el espacio a detalle. Estaba muy vacía y no había más que un refrigerador en la cocina y una televisión sobre una silla. El baño solo tenía un inodoro y nada más, no había tina ni regadera ni una pila. En su lugar estaba un agujero que daba a la cocina. Cuando terminó de subir las escaleras para echar un vistazo al segundo piso, notó que en ese lugar había menos muebles que abajo, solo podía verse una cama adentro de una habitación. Las otras habitaciones tenían las puertas cerradas por lo que no podía verse nada.

Después de recorrer toda la casa, Ian se sintió bastante cansado y fue a la habitación, sacó un edredón de la mochila, lo tendió sobre la cama y se durmió. Despertó en el medio de la noche con los sonidos de unos pasos que venían desde el pasillo, intentó calmarse pensando que no eran más que ratas, después de todo la casa era muy vieja. Tomó su cámara y fue rápido hasta el pasillo para ver qué pasaba, pero en el camino los pasos se hicieron más rápidos y cambiaron de dirección, como si estuvieran huyendo. Cuando llegó a la puerta de la habitación dirigió la vista al sitio de dónde venían los pasos pero no había nada allí.
casa de los ninos (2)
Miró en la dirección opuesta y pudo ver a un niño de espaldas, era más joven que él. Ian pretendía preguntarle que hacía allí, pero antes de que pudiera expresar algo el niño habló. “Estoy buscando a alguien que juegue conmigo”. Después, se voltea y dice: “¿Quieres jugar conmigo?”. Fue entonces que Ian pudo ver sus ojos completamente negros y una sonrisa estampada en su boca.
El niño que solo había ido a pasar la noche en la casa corrió lo más rápido que pudo, en el escape regresó a ver, pero el pequeño había desaparecido, sin embargo su risa continuaba haciendo eco en todos los rincones de aquella construcción. Ian terminó cayendo por las escaleras, perdiendo las esperanzas con cada escalón que recorría. Finalmente lo único que quedó fue miedo y desesperación. En el suelo, quedó tirado mientras escuchaba aquella risa y lloraba de miedo.
La visión de la puerta abierta le dio las fuerzas para levantarse y correr. Mientras huía, niños de la misma edad aparecían y le murmuraban palabras que no conocía. No le era posible comprender. Cuando estaba por alcanzar la puerta, después de ver la calle y su casa, comenzó a pensar en su familia y en sus amigos, prometiéndose a sí mismo que no se volvería a acercarse aquella casa nuevamente. Entonces, todo desaparece y un dolor inmenso interrumpe sus pensamientos. La puerta había sido cerrada en su cara.
Una vez más se quedó allí, llorando y siendo aterrorizado por aquellas risas. Unas manos surgieron de la oscuridad y lo sujetaron, pero no hizo nada, pues sabía que ellos harían que aquel dolor se detuviera.
casa de los ninos (3)
Al día siguiente su familia inicio su búsqueda, pero no encontraron nada más que su cámara (que estaba rota) y su mochila. Qué pena, si realmente quisieran encontrarlo esperarían la llegada de la noche, después de todo, la noche es de los niños y él estaría allí por siempre.

sábado, 4 de abril de 2015



La mujer del velorio o del funeral es una leyenda urbana muy popular en Brasil, sobre todo en las escuelas, debido a los cementerios, los símbolos por excelencia de las historias de terror.
mujer del funeral
La leyenda cuenta que una chica estudiante de psicologí estaba al final del curso y se le asignó la responsabilidad de investigar el comportamiento de las personas en los velorios y funerales. En primer lugar, estudió las teorías sobre este comportamiento. Pero entonces la estudiante decidió pasar a la práctica, visitando de forma discreta velatorios y funerales de desconocidos.

El primer funeral al que asistió  fue al de un señor de edad, quien fuera en vida un famoso maestro. Esta ceremonia estuvo llena de lujos y discursos. Sin embargo, uno en particular llamó la atención de la chica, el de una anciana de pelo blanco, vestida de negro con manta y un velo negro en la cabeza.
La primera vez que la estudiante miró a esta mujer tuvo la impresión de que esta anciana no tenía piernas y estaba flotando. Pero después de volver a mirar, a esta extraña figura, vio sus piernas totalmente normales y llegó a la conclusión de que podría haber sido una ilusión óptica.
El segundo funeral que visitó era el un niño de clase baja, en un barrio muy popular. La estudiante fue a observar el comportamiento de la gente, cuando nuevamente volvió a ver a la extraña mujer del primer funeral. Decidida e intrigada, la académica decidió mirar más de cerca a la mujer, pero la anciana miró en su dirección y la estudiante tuvo la impresión de haber visto dos destellos en lugar de ojos. Nuevamente creyó que su cerebro le había jugado una mala pasada.
El tercer funeral que visitó fue el de un millonario hombre de negocios, un amigo de su familia. Debido a que era un velorio de gente importante, sólo llegaron a entrar aquellos conocidos. La estudiante entró, pero dentro del velatorio, le esperaba una sorpresa, la misma mujer de negro se encontraba presente
Así que la estudiante también decidió ir al funeral de este hombre rico y la extraña dama llegó. Después del entierro,  la chica decidió seguir a la misteriosa dama, que pasó algún tiempo caminando por el cementerio hasta que se detuvo en una tumba de color marrón.
fantasma
Entonces, la estudiante se dio cuenta de que la imagen de la mujer de la tumba era la misma que la vieja y extraña mujer de negro, y sin darse cuenta gritó: - ¡Dios me salve! En tanto, la anciana  miró hacia atrás y dijo: – ¡Dios te salve, hija! Aun aterrada la estudiante alcanzó a decir: – ¿Cómo es posible? ! La foto de la mujer enterrada en esta tumba es el rostro de la dama! Finalmente, enigmática mujer explicó: – Bueno, eso tiene sentido, porque esa mujer enterrada en esta tumba marrón, solía ser yo… Sorprendida y aterrada la estudiante le dijo: - Esto no es posible… debe ser una broma, o una alucinación… ¿Y por qué visitas tantos velatorios y funerales? ¿Cuál es la explicación a todo esto?, entonces la anciana de forma muy tranquila dijo:
– Yo nací hace algún tiempo… Mi vida era perezosa y aburrida… Yo era hija única y nunca me casé, sin hijos y sin trabajo… Me la pasaba vegetando en casa… No hacia nada por simple pereza… Cuando mis padres murieron, viví relativamente bien con la prensión que me dejaron. Pero cuando morí, lo primero que vi fue la película de mi vida: un enorme vacío … En primer lugar, un ángel trató de llevarme al cielo, pero no me aceptaron porque no había hecho algo útil para la humanidad … Entonces, el ángel trató de llevarme al infierno, pero el diablo no me aceptó porque yo no era lo suficientemente mala … Después de esto, el ángel me llevó al purgatorio, pero el portero no me dejo entrar, diciendo que yo no tenia ningún pecado que purgar. No sabiendo que hacer, el ángel me llevo con su jefe quien dijo que lo mejor que podía hacer era darme una tarea útil como ayudante de la muerte.
Así que la estudiante, aun más intrigada, le preguntó: – ¿Y de que forma colaboras con la muerte?
De esta manera, le dijo:
Una ayudante de la muerte tiene una misión similar a la del ángel, cuando alguien muere, ella coloca la película de la vida del difunto, para ver y guiar a su alma a lugares como: el cielo, el purgatorio y el infierno.
Después de escuchar todo esto, la estudiante se desmayó. En el hospital les contó la historia a las enfermeras, dijo que ella estaba viendo la película de su vida ante sus ojos y luego murió.

miércoles, 28 de enero de 2015



Dicen que cuando morimos, la vida pasa ante nuestros ojos, pero esto no es cierto. Soy joven, y tengo cáncer, eso me ha hecho sensible al mundo espiritual, o eso creo, porque ya he visto ambos lados de la moneda.
La mañana del pasado lunes, me desperté mareado, sintiendo mucho dolor y comencé a vomitar por lo que terminé cayendo de la cama, la quimioterapia está acabando conmigo. Pero cuando estaba en el suelo me di cuenta de algo muy extraño en la habitación del hospital donde me internaban, todo parecía en color sepia, la habitación estaba sucia, muy sucia. Era como si nadie hubiera estado ahí en años. Como no conseguía ponerme de pie, me incliné sobre la cama y me levante, pero con mucha dificultad. Me sentía muy vulnerable con esa vieja bata verde y con mi trasero expuesto.
Salí de la habitación y comencé a caminar por el pasillo, todo estaba diferente, pero el hospital no estaba vacío, había muchos pacientes, algunos estaban apoyados en las paredes, tirados en el suelo e incluso arrastrándose. Era una visión del infierno, literalmente. Entré en la sala de pediatría y había muchos bebés, lo que era muy extraño, ya que se trataba del infierno, o de un sueño muy loco. Coloque mi mano sobre el hombro de una niña que estaba de espaldas a mí, para preguntarle qué estaba haciendo allí, pero cuando la toqué, ella se dio vuelta y pude ver su rostro deformado. Definitivamente no era humana, tenía los ojos muy grandes y saltados, como si tuviera ganchos sujetándole los parpados, su piel era de un rojo muy profundo y se caía a pedazos. Muy asustado di unos pasos hacia la puerta, para volver al pasillo, pero la niña me tomó del brazo, su mano estaba helada, a pesar de su apariencia quemada.
– “Vamos a dar un recorrido por aquí”.
Me di cuenta de que no era una pregunta. No tenía elección.
Ella me sacó del corredor y comenzamos a pasar por algunas puertas, como si fuera una guía turística, me explicaba por qué las personas entraban ahí, o porqué serían castigadas. Y me habló de mis elecciones.
– “Cuando se está muy cerca de la muerte, como tú. Hay que seguir algunos pasos como: meditar sobre nuestro comportamiento, lo que deseamos para otros y las consecuencias de nuestras acciones. En realidad deberíamos pensar en eso toda la vida, pero no, no estoy hablando de religión. Con certeza tú ya pensaste en cómo y cuándo morimos, ¿a dónde vamos? No se trata de un seguro de vida, sino por el contrario, siendo un seguro de muerte, estoy aquí para ofrecer”.
Me llevó a una puerta roja que parecía ser una especie de recepción, cuando entramos, había una fila enorme que no tenía fin. Y ella continuo explicando: “Estas personas, todas ellas, están en el purgatorio, que es justo dónde estamos. Ellos están esperando para entrar en el cielo. El negocio arriba es muy burocrático. Todo abuso que tuvieras durante la vida tiene que ser pagado después de morir. Por ejemplo, tú tienes cáncer de pulmón, y fuiste tú mismo quien lo causó, no nosotros. Por eso debes pagar, y cuando digo pagar quiero decir que tu alma se debe quedar en el infierno durante un tiempo.”
“No pienses ni por un segundo que es bueno, mucho menos fácil. Aquí abajo somos una sociedad cooperativa, yo pago mis pecados, que son leves, llevando a los turistas para que le den una ojeada a los contratos de la muerte, otros que fueron mentirosos, abusivos y egoístas, tienen que pagar de una forma mucho más sádica, ellos deben torturar a los pedófilos o asesinos, o serán torturados de la misma forma”
“Las personas con pecados capitales deben ser torturadas por los demonios, la cantidad exacta de veces que cometieron cada pecado, las prostitutas y los falsos sacerdotes son cocinados en un caldero de aceite. Y así sucesivamente… ¿Preguntas?“
Mis ojos casi salían de sus orbitas, estaba a punto de sufrir una ataque al corazón y apenas podría salir aire de mi boca. Ella continuó hablando sobre las personas. Hasta que llegó el momento en que dijo algo que llamo mi atención.
– ¿Te gustaría comprar un plan de muerte, o prefieres esperar en la fila del purgatorio?
Sin dura tomaría un plan, pues según lo que me explicó, el tiempo que tenía que pagar en el purgatorio sería eterno, mientras que en el infierno mi castigo iba en relación con mis pecados, así que cómo yo consideré que no había pecado mucho en vida, tal vez era mi mejor opción. Pero no fui tan estúpido como para aceptar sin antes leer los términos del contrato. Entonces ella comenzó a leer.
Contrato 17 – Seguro de muerte.
Art.1 Como el fin justifica los medios, yo Demian Orozco García, autorizo ​​que mi alma permanezca en el infierno durante 5 días (que equivalen a cinco años terrestres). Durante mi estancia tengo prohibido: comer, beber, sentarme, respirar, dormir, hablar o quejarme de ninguna manera, ni siquiera con el pensamiento. De hacerlo mi penitencia se incrementará en 1 día.
Art.2 Como forma de cooperativismo, debo torturar con objetos de madera a hombres que robaron, o traicionaron a sus esposas. No debo matarlos, ni dejar que se maten por si mismos, y mi única función será introducir pedazos de carbón encendido por sus orificios. No debo tener piedad ni compasión, ni ayudarlos de forma alguna.
Art.3 El paquete del seguro de muerte número 17, incluye: permanencia durante el plazo previsto en el tercer círculo del infierno, en la sala B, no siendo necesario de ninguna forma que sea llevado a salas inferiores.
Art.F (Final) Yo, Demian Orozco García soy responsable por mi salida y mi entrada al infierno, y por esa razón no debo interponer de ninguna manera queja alguna contra el ser del núcleo inferior, identificado únicamente como “Él”, en caso de algún trastorno o complicación, aceptando la señal que será situada en mi mano derecha, doy por cerrado el contrato.
El asegurado debe cumplir su sentencia durante 5 días, y cuando haya terminado, deberá ser inmediatamente transportado a las áreas superiores y encaminado a el área de los recién encarnados. Su alma deber ser inspeccionada en la puerta 17 por el 100º General – Gregorio Samuel. Que deberá averiguar si se encuentra desprovista de ninguna parte o miembro. Si es el caso, deberá ser informado al conejo regional de las almas en la puerta 17, para que la parte o el miembro sean restituidos.
Firma del contratante:
F50807B81DEE3B96A75564C49AB22351
Firma del responsable:
2DABD7BB5476779FBFE732D735DB422C
____________________________
Cuando terminé de firmar el contrato, que me pareció algo razonable, sentí un dolor insoportable en mi mano derecha, y noté una protuberancia creciente, roja y llena de pus. Miré a la mujer y me dijo:
– Ten cuidado con eso…
Ella me llevó hasta a mi habitación y me dejó en la cama de la que me había caído, a continuación me dijo que cerrara los ojos. Los cerré y después todo volvió a ser como antes, por lo menos el techo, que fue lo primero que vi cuando abrí los ojos. Sentí un dolor insoportable en mi mano, y sabía que no había sido un sueño, y que iba a morir pronto.
Miré a la puerta para ver si mis padres habían vuelto, y luego miré a mi izquierda, y me quede en shock cuando vi a esa niña a mi lado, ella era realmente hermosa, sus ojos brillantes y azules, y una cara angelical. Pero parecía visiblemente asustada, y sostuvo fuertemente mi mano. Entonces ella dijo:
– ¿No firmaste nada, verdad?
Y yo confundido, sin comprender cómo sabía, le pregunté: – ¿Cómo lo sabes?
Sin aliento y asustada ella me dijo:
– Soy tu ángel de la guarda, y mientras estabas dormido entré a ver lo que sucedía, y te escuche decir mientras dormías, que aceptabas… Aceptabas algo… Y como no despertabas, entré en pánico.
– Bueno, había una niña como tú, ella hizo un plan de muerte, en el que me responsabilizaba por pasar 5 días en el infierno…
La niña empezó a llorar y me abrazo, fue entonces cuando me dijo:
– Yo estaba encargada de llevar tú alma esta noche al cielo, tú has sido un buen chico durante toda la vida, ¿porque has pensado que irías infierno? !Ahora, ¿cómo vas a deshacer esto? Tendré que informar que hemos perdido otra alma.
La miré confuso, sin entender lo que pasaba, y ella me contestó con una cara llena de lágrimas y tristeza.
-No firmes ningún contrato con los demonios… ni en tus sueños.


martes, 20 de enero de 2015



Lo llaman Amaru, serpiente en quechua. A pesar de su apariencia monstruosa es una divinidad muy poderosa en la mitología inca.
Amaru
La noción de Amaru o de Katari asociado a las aguas ha tenido mutaciones y, en cuanto a "serpiente voladora" también simboliza a las exalaciones o rayos que caen del cielo (considerados muchas veces como fertilizadores de la tierra), de hecho el nombre quechua Túpac Amaru significa "Serpiente Ignea", "Serpiente de Fuego" con el sentido de rayo.
Su fiesta, se realiza en el mes de agosto, cuando se produce la limpieza de los canales de irrigación; siendo el jefe de familia quién oficia de celebrante. Los cultos de Amaru, Mallku y Pachamama son la formas más antiguas de celebración que los aimaras aún realizan en la actualidad.
La apariencia de esta criatura es una combinación de animales como una serpiente, tiene alas de ave, y el cuello y la cabeza de llama.
En algunas versiones se dice que lleva cuernos de venado y sus ojos son cristalinos, también tienen el hocico rojizo y algunos tienen escamas en su cuerpo.
Las garras son muy afiladas y su cola es similar a la de un pez. su tamaño según las crónicas e historias era descomunal, eran muy gigantescos y feroces.
Este monstruo es uno de los mas antiguos y mejor documentados. y se le han escrito muchas historias y diferentes versiones.
Sus antecedentes se remontan en diferentes culturas y momentos históricos, desde la época pre-inca, la conquista, el virreinato, e inclusive hasta hoy.
350px-AmaruMitoPeru
El habitat de esta bestia son los lagos y las cuevas de las montañas andinas. Y como un ser sagrado simboliza el agua como fuente de vida.
Se dice que el Amaru es representado por los canales del agua y de los ríos. El Amaru tiene la capacidad de producir las lluvias, por lo cual es positivo para los pueblos andinos, dado a que evita las sequías y mejora los cultivos.
Produce ríos y mejora la calidad de vida de los pueblos. Pero por ser una criatura, muchas veces se vuelve incontrolable y cuando se enoja vomita granizo y resopla los vientos, provocando destrozos en los poblados y en la cual termina matando a los cultivos.
Los antiguos creían que era el dios Wiracocha el que encomendaba esa misión a sus hijos, los dioses Illapa que es el dios del rayo, y el dios Wayra del viento.
En Cusco, dentro de la cosmovision andina, el Amaru representa el comunicador del cielo y la tierra, primero como "Illapa" Rayo que va a la tierra luego como serpiente, agua, etc. Del Hanan Pacha (Mundo Celestial), pasa por el Kay Pacha (Mundo actual), al Ukhu pacha (Mundo Interno o madre Tierra). Siendo una Deidad mas mental tal como lo tenían los Chinos, Mayas-Aztecas. Su representación fue como una serpiente alada, pasando de un mundo a otro como gran comunicador de los dioses incas.

Historia sobre El Amaru 

Hubo una gran sequía, perecieron las plantas y desaparecieron hasta los líquenes y musgos bajo el sol implacable. La tierra se cuarteaba polvorienta, sin árboles que dieran sombra. La flor de qantu, la que florece en la aridez, sintió marchitase los pétalos. El capullo que quedaba intacto reacio a morir, fue transformando sus pétalos en alas y agitándose se desprendió de la planta calcinada convertido en colibrí. Se dirigió a la cordillera y llegó hasta la laguna de Wacracocha. Sin atreverse a beber ni sobrevolar sus aguas, las contempló y voló hacia la cumbre del Waitapallana. Se posó exhausto en la cima helada por el viento; con su último aliento suplicó ternura y piedad al padre Waitapallana, salvación para la sequía. Murió el colibrí. Waitapallana se sintió acongojado por la tierra estéril y devastada, sentía el aroma de la flor de qantu que solía engalanar su atuendo y su fiesta. Tanto fue su dolor, que dos lágrimas de dura roca resbalaron hasta la superficie de Wacracocha y las aguas se abrieron haciendo retumbar al mundo. El estruendo y las lágrimas de Waitapallana llegaron al fondo del lago despertando al Amarú que dormita enroscado a lo largo de la cordillera con la cabeza justo en el lecho del lago. Se desperezaba, la tierra se movía con violencia; la laguna, agitada, dejó ver entre la espuma la cabeza del Amarú: serpiente alada con cabeza de llama y cola de pez, de ojos cristalinos y hocico rojizo. El Amarú se elevó en el aire eclipsando el sol de ojos flameantes que estallan en ira. Diez mil guerreros con corazas y espuelas se lanzan a combatirlo. La lucha es feroz... del hocico del Amarú surge la niebla que va a parar a los cerros, del movimiento de sus alas se cae la lluvia en torrentes, de su cola de pez se desprende el granizo y de los reflejos dorados de las bellas escamas nace el arcoiris. Así renace la vida cuando ya parecía extinguida, reverdece la tierra y se llenan de agua clara los puquiales. Los indios Quechuas creían que todo estaba escrito en las escamas del Amarú, las vidas, las cosas, las historias, las realidades y los sueños.

sábado, 17 de enero de 2015



La conocida historia de los hermanos Grimm, Hansel y Gretel, perfectamente hubiera tenido cabida en el Japón medieval.

Onibaba
En el conocido- y terrorífico cuento- dos hermanos eran abandonados por sus padres en el bosque, ya que estos últimos, desesperados, habían determinado que eran incapaces de seguir alimentando cuatro bocas en una época tan terrible. Hansel, que escuchó la conversación de sus padres trazó un plan para poder volver a casa dejando caer una serie de piedras.

Funcionó la primera vez, pero no la segunda, ya que, incapaz de conseguir las piedras, utilizó migas de pan que fueron devoradas por los pájaros. Perdidos en el bosque, los hermanos se encuentran con una casa hecha de pan de jengibre y otros dulces, dentro les esperaba una bruja con una única obsesión, comérselos.

Trasladar historia al país nipón, haciendo un ejercicio de localización, cambiando los nombres y paisajes, no sería para nada difícil, ya que las circunstancias de tantas familias de campesinos eran igual de precarias. Seguramente, en lugar de encontrarse con una bruja estilo europeo- que les pregunten a los alemanes cuantas a cuántas quemaron o ahogaron- se encontrarían con una un poco diferente, la onibaba, y ¡ay amigos!, dudo mucho que la parejita hubiera tenido tanta suerte…

Onibaba, recibe su nombre de la unión de dos palabras japonesas oni- demonio- y baba – bruja o vieja en tono despectivo y tiene su origen en una historia verdaderamente escalofriante.

Hace mucho tiempo, una niña nació en el seno de una familia adinerada de Kyoto. Nunca le faltó de nada, excepto el habla, ya que a la nada despreciable edad de cinco años, la niña, todavía no había articulado una sola palabra.

Images (4)XDFa
Los padres, desesperados, consultaron con diferentes doctores, sin hallar explicación o cura. Un día, dieron con un adivino, que tras observar a la niña y aplicar sus misteriosos métodos, llegó a la conclusión que la única salida que tenían era conseguir el hígado de un niño todavía por nacer, es decir, en el feto, dentro de la madre.

La familia contaba con diferentes empleados domésticos, pero fue la niñera la que se iba a encargar de esta dura y difícil tarea. Esta mujer, tenía una hija de edad similar a la niña afectada, y antes de partir, le entregó un amuleto- omamori- que la protegería en el caso de que su madre no volviera o estuviera un largo tiempo fuera de casa. Marchó de allí e intentó sin suerte conseguir un hígado para su protegida. Llevaba dinero, el cual no faltaba en la casa donde trabajaba pero ¿qué madre estaría dispuesta a entregar algo tan preciado?

Casi sin darse cuenta, pasaron semanas, meses, hasta que llegó a la población de Adachigahara y estableció su hogar en una cueva, cercana a un camino muy transitado, lugar que pensó que aumentaría sus posibilidades de triunfar en su empresa.

Pasaron años.

Un día, una embarazada caminaba cerca de la cueva. Desesperada y ansiosa por volver a casa junto a su hija y complacer a sus señores, engañó a la mujer, la hizo entrar dentro mostrando una sonrisa y escondiendo un cuchillo.

Destripó el vientre de la mujer, extrajo el hígado, y no fue hasta ese momento cuando se dio cuenta de que la muchacha llevaba colgado el omamori que le había entregado su desaparecida madre años atrás. No sólo había asesinado a su hija, sino también a su futuro nieto.

Pronto o tarde, se convirtió en un youkai- monstruo- que asaltaría a los transeuntes para comerse su carne.

Existen muchas más historias y leyendas que hablan de la onibaba. La mayoría de ellas, cuentan con pasajes que hablan de la anciana-youkai afilando su largo cuchillo, de como su casa está llena de huesos humanos y de como disfruta colgando a sus víctimas y preparando un caldo apropiado para el consecuente banquete.