domingo, 20 de abril de 2014



Para hacer esto necesitas colocarte frente a un espejo, de cuerpo completo es decir de 2 metros x 50 cm.
Y para que esto funcione, tiene que ser en la noche, entre la 1:00 de la mañana y las 3:00. Las ventanas deberán estar cerradas y tapadas con mantas oscuras, la oscuridad tiene que ser total.
Deberás encender 4 velas negras, y un tablero Ouija que se pueden conseguir fácilmente en tiendas de esoterismo, pero también deberás tener 3 velas mas de repuesto, pero estas ultimas deberán ser de color blanco.
En una mesa pequeña colocaras el tablero, la cual estará entre ti y entre el espejo. Encenderás las 4 velas negras, estas deberán rodearte, y las velas blancas estarán apagadas pero estarán frente al espejo: Ojo deberas tener a la mano, los cerillos.
Cuando estés listo, dirás estas palabras en voz alta:
Corpus satanam, suscipiam Sanguis Satanae mihi vobiscum
Huc tu exspectare apertis ostiis pacisci vel dominus animae damnatorum.
Estarás unos minutos en silencio, en la oscuridad, tu única luz será la de las velas. Poco a poco veras como tu reflejo se vuelve mas oscuro. Comenzaras a sentir como si alguien te observa, como si alguien respirara en tu cuello, como si alguien estuviera detrás de ti. Veras que la plancha de la Ouija, se moverá en la palabra SI, o NO.
Si la plancha se pone en SI: es que Satanas, estar de acuerdo en hacer un trato contigo. Cierra los ojos, y di lo que deseas en voz alta, al abrir los ojos, inmediatamente apaga las velas negras, sin ver el espejo. Y sal de la habitación sin mirar atrás. Ya que el demonio estará detrás de ti, y de voltear, te arriesgaras a que algo malo te suceda a ti.
Si la plancha se pone en NO: es que Satanás rechazara la oferta. Deberás encender las velas blancas, y decir en voz alta:
Satan no es accipere corpus et sanguinem Christi in hoc suscepi preces.
Saldrás rápidamente, pero eso no quiere decir que estarás a salvo, Cada vez que veas un espejo, tu rostro se distorsionara, y siempre sentirás que alguien estará detrás de ti.
Hasta el día de tu muerte.


0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada