sábado, 22 de diciembre de 2012



El gato es un animal que siempre ha estado ligado con el tema del esoterismo, la magia, la brujería y que ha tenido una relación muy estrecha con la muerte, con lo que estos felinos han sido muchas veces injustamente temidos y rechazados sin razón alguna.

Sin embargo, a través del tiempo se ha hecho innegable la situación de que algo sumamente extraño relaciona a este misterioso animal con aquello que todavía no terminamos por entender del ocultismo y del “más allá”.

Una muestra de ello la podemos palpar hoy en día a través de este gato, llamado Óscar, y que ha dejado asombrados a todos los que han conocido de cerca el caso, pero también ha causado un temor a encariñarse con el animal temiendo lo peor para sí mismos.

Óscar vive dentro de una residencia para gente de la tercera edad en los Estados Unidos y al parecer, el gato presiente la llegada del ángel de la muerte que viene por las almas de los ancianos, porque justamente en los momentos previos a estos dramáticos desenlaces, el felino se acomoda y duerme cerca al cuerpo de la persona confirmando de antemano la triste partida de su alma.

Esto ha sido comprobado infinidad de veces dentro del albergue y más allá de tomarlo como todo un increíble suceso de la intuición de este felino, muchos han considerado a Óscar como al mismo Ángel de la Muerte.

El médico encargado de dar la noticia ha iniciado los escritos de un libro en el que se pueda apreciar la manera favorable el aprovechamiento de esta asombrosa cualidad de los gatos a favor de quienes padecen de enfermedades terminales.

Se cuenta que Óscar había sido adoptado desde pequeño para ser entrenado como mascota en las terapias para ancianos, y para personas con demencia y graves enfermedades. Y fue a los seis meses que el personal de este albergue que lo adoptó, vio que el animal se echaba a dormir solamente en las camas de las personas que estaban a punto de morir.

Luego de haber demostrado esta habilidad con unas cincuenta personas -que pasaron a mejor vida-, comprobaron con un hecho de manera fehaciente la facultad del felino. Y ello ocurrió cuando a pesar de que tenían un paciente de quien todos estaban convencidos de su próxima muerte, Óscar prefería echarse a dormir en la cama de otro paciente que no parecía tan enfermo.

Sin embargo, todos quedaron estupefactos cuando se dieron con la sorpresa de la muerte de esta segunda persona antes que la del más grave.


0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada