domingo, 29 de julio de 2012



Durante la Primera Guerra Mundial se reportaron muchísimas apariciones fantasmagóricas de soldados muertos en combate, que eran vistos en el campo de batalla o en sus casas. El fantasma de Montrose, una base escocesa, fue presencia habitual durante el año 1916.
Durante la Primera Guerra Mundial (1914-1918), se reportaron muchos fenómenos extraños, y apariciones fantasmales. Muchos de los soldados muertos, fueron vistos en el campo de batalla por sus camaradas, o recibieron avisos de peligro de estos, o se los vio en sus propias casas.
Existe un caso notable que fue habitual durante el año 1916 en la base aérea de Montrose, el del teniente Desmond L. Arthur.

Arthur, el fantasma de Montrose:

el fantasma de montroseDurante 1916, la visión de el fantasma  de Montrose del teniente Desmond L. Arthur, era rutinaria en la base aérea de Montrose en Escocia, a tal grado, que fue la única historia de espectros, oficialmente reconocida por el gobierno británico.
El 27 de mayo de 1913, el teniente Arthur realizaba ejercicios sobre la base y su avión falló, precipitándose a tierra frente a cientos de testigos. Tres años más tarde, coincidiendo con el cierre del reporte oficial del accidente, el mayor Ciryl Foggin, alto oficial de la base, vio a Arthur caminando delante de él, con su uniforme, el casco de cuero y las gafas de piloto, con rumbo a los barracones. A partir de ese momento, la presencia de Arthur fue constante. Se lo veía por las noches, en los comedores, en los dormitorios, atravesando las puertas de los barracones, y en otros sitios de la base.
Se atribuía la aparición del el  fantasma de Montrose a que deseaba reivindicación por el informe oficial sobre su accidente, donde se lo culpaba. Un año más tarde, hubo una rectificación, tras determinarse que había existido una reparación defectuosa, que provocara la rotura de una de las alas en pleno vuelo. Tras la rectificación del informe oficial, dejó de hacerse presente.
El 27 de mayo de 1963, cincuenta años después de la muerte de Arthur, Sir Peter Massfield (ilustre figura de la aviación británica), vio en pleno vuelo, cómo se acercaba un bimotor de principios de siglo, con un pálido piloto, vestido acorde, y Massfield pensó que era un aficionado a los aviones antiguos. Para su sorpresa, el avión se desplomó. Massfield aterrizó en un campo de golf cercano para pedir ayuda. Cuando acudió al lugar junto con algunos golfistas, el avión accidentado y su piloto, habían desaparecido.


0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada